Miedos contemporáneos

En ocasiones, cumplo mis promesas. Y dije aquí que la lectura de La fiesta de Orfeo me había animado a volver a ver algunas de esas películas de miedo de la Hammer -en concreto aquellas que tuvieran como protagonista a Peter Cushing– y así lo he hecho: este fin de semana han caído La maldición de Frankenstein y Drácula, ambas dirigidas por Terence Fisher.

Desde luego, lo he pasado en grande con ese terror cargado de ingenuidad, de escotes voluptuosos, de cementerios con aspecto de abandono, de velas que siempre amenazan con apagarse a poco que alguien abra una ventana. Pero miedo, lo que se dice miedo…

Y si las películas son las mismas de hace cincuenta años y esta vez no han conseguido que se pongan los pelos de punta, es que el que ha cambiado he sido yo y ya no me asustan las mismas cosas que antes sino otras más cotidianas y reales.

En fin, de las pelis de monstruos clásicos protagonizadas por Cushing me queda por ver La momia. Tal vez sus imágenes llenas de vendas por todas partes me recuerden las listas de espera de los hospitales y, entonces sí, me eche a temblar como cuando era un crío.

firma twitter peqgplus firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s