¿Tú decides?

Hay decisiones que uno no toma sino que te esperan a la vuelta de la esquina. A pesar de todo, es posible que sigas creyendo, equivocadamente, que lo que actúa es tu libre albedrío.

Decisiones ajenas a tu voluntad que hacen que salgas de Buenos Aires y te traslades a Madrid, a convertirte en un inmigrante sin papeles más.

Que te animan a dejarte ayudar por algunos paisanos que emigraron antes que tú y a aceptar el alojamiento que otro te ofrece. Porque, ¿qué lugar mejor para vivir que la casa de otro argentino?

Que te llevan a desempeñar ciertos trabajos sin cuestionarte demasiado si están a uno u otro lado de la ley.

Que te convencen de que ya has visto pasar demasiada pasta por tus manos, y por una vez que metas la mano en la caja…

Que te hacen visitar, por cuestiones laborales, un puticlub regentado por rumanos que jamás deberías haber pisado.

Que te convierten en parte de una venganza, la venganza más fría que jamás se haya servido.

Ese uno es el Nene, aunque, con un poco de mala suerte, podrías ser tú mismo. Rubén, el Nene, quien te toma de la mano en la primera página de La mala espera y te conduce, con delicadeza al principio, con contundencia más adelante, hasta un desenlace tan sobresaliente como inesperado.

Cómprala o róbala. Tu decides. Pero léela.

La mala espera
Marcelo Luján
Edaf
Premio de Novela Negra Ciudad de Getafe 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s