Vargas

Si hay una escritora que me tiene sumido en un total desconcierto, ésa es Fred Vargas.

Sus novelas me producen fascinación -creo que es la palabra adecuada-, al menos las que he leído hasta la fecha y son unas cuantas, ya sea protagonizadas por el comisario Adamsberg –Huye rápido, vete lejos, el cómic Los cuatro ríos o la última de la serie, Un lugar incierto– o por el curioso cuarteto de improvisados investigadores que encontramos en Sin hogar ni lugar.

Distante en sus intervenciones ante públicos numerosos -su “actuación” en la última edición de la Semana Negra fue para enmarcar, contestando lo que le salía literalmente del gorro a las preguntas del comisario Camarasa- y encantadora en las distancias cortas, como pude comprobar en la misma ciudad, después de un buen rato frente a unas cervezas y una botella de vino en la cafetería del hotel Don Manuel, ella respondiendo amablemente a todo lo que se le preguntaba mientras Baudoin -el dibujante del cómic antes citado- hacía gala de su oficio, llenando de caricaturas un mantel de papel que luego regaló al librero negrocriminal.

Serán los temas que trata, su absoluta libertad a la hora de crear historias -alejada de cualquier cosa que huela a ortodoxia-, los personajes casi irreales que describe aunque relativamente fáciles de encontrar en una ciudad como París, la manera de contar esas historias…

Un barrio en el que un antiguo marinero bretón ejerce de pregonero de pueblo, leyendo las notas que cualquiera puede dejar en un buzón habilitado al efecto; el típico tonto -también de pueblo- al que le quieren cargar varias muertes y cuatro historiadores empeñados en demostrar su inocencia; un hombre cuya obsesión es representar los cuatro grandes ríos de la Tierra a partir de deshechos; diecisiete zapatos con sus correspondientes pies alineados frente al londinense cementerio de Highgate…

Peculiares historias.

Peculiar manera de contarlas.

Peculiar, Fred Vargas.

firma twitter peqgplus firma

Anuncios

13 comentarios sobre “Vargas

  1. Ah amigo. La has descubierto. Adorable. Me encanta. Me fascina. En ” La tercera Virgen” un Adaamsberg insuperable. Por cierto que tambien queria hacer una reseña de esta fantastica novela. El regreso de la novela enigma. La vuelta a los clasicos de la golden age. He leido varias de sus entrevistas y me fascina. Y tiene un aire a Jacqueline Bisset. ¿Que suerte ladron que la has conocido en persona! Sana envidia que no culminara en un asesinto por celos. Cataluña me pilla muy lejos.

  2. Uummmm. Ya no es tan dificil. Si decido hacer algo criminal para que no se fije en ti te aseguro que lo sabras solo en el ultimo momento…y sin testigos.

  3. Buaghhhh! Ni en pintura la quiero ver. He empezado tres de sus novelas y las he dejado. Y la actuación en la Semana Negra, para matarla. Y el caso del condón antigripe A para meterla en el trullo.

  4. Pues es verdad que gustos policiales, como el culo, todos tenemos uno. A mi me ha encantado.

    «Humor, audacia, genio en las atmósferas y en los personajes secundarios, escritura a la vez depurada y evocadora… El último libro de Fred Vargas, entre policiaco y tragedia griega, es una pequeña joya.»
    M. T. Huy, Magazine Littéraire

    «Último libro hasta la fecha de Fred vargas, La tercera virgen es una novela suma que nos devuelve a los textos precedentes de la autora y concentra las cualidades literarias de una escritora madura, siempre brillante en los diálogos y la creación de personajes, pero todavía más impresionante en la conducción de las intrigas.»
    E. Libiot, Express

  5. Urticaria y almorranas. No sabes bien. Y eso que Mèsplede me dijo que era encantadora. Una niña prodigio en su momento (su hijo también lo debe ser), pero en Gijón alucinaba: qué divagaciones (lo del condón gigante lo tengo presente muchas veces en mis sueños mientras fumo…). Dinero que me ahorro para comprar otras cosas.

  6. Pero no has dicho la parte “oscura” de esa fascinación. Te fascina pero ¿de dónde surge ese desconcierto? ¿Sólo de la rareza de sus personajes, de la personalidad de la autora, de algo inciertamente irracional que no acabas de verbalizar? O de confesarte a ti mismo…

  7. Herminia, hija, qué difícil me lo pones, como para psicoanalizarme estoy yo… Me fascina, y punto. Y cuando algo te fascina, creo que lo mejor es no buscar las causas, es como tratar de descubrir la trampa que hay detrás de un truco de magia

  8. Con frases entre paréntesis así ya no me hace falta más psiconalisis, el lunes llamo a la consulta para cancelar la próxima sesión y eso que me ahorro. Y, chica, visto lo visto, como inquietante se me ocurre lo de si la Pantoja acabrá entre rejas (inquietante para las otras reclusas y funcionarias, que tendrían que aguantar su cante) y como morboso, ¿están viviendo un apasionado romance Ibrahimovic y Piqué? Vaaaale, tal vez esté viendo demasiados programas del corazón…

  9. Poco atrevimiento has tenido Ricardo. Sin duda la frase disimuladamente deslizada ha hecho mella en tu criminal corazon. Aunque no debe olvidarse aquello de ” El hombre y el oso…” A mi mas inquietante que la Pantoja me resulta el IBEX, la economia y las descabezadas decisiones que cualquier dia el gobierno destinara para nosotros los funcionarios ( dado que yo soy uno de esos abyectos seres) . Y en cuanto a morbosidad ni el Pique ni el Ibra , ni siquiera el Ribery y sus neumaticas y profesionales aficiones me producen una minima parte del morbo que la conversacion de una mujer inteligente en sus fortys ( fuere cual fuere su IMC ) la verdad sea dicha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s