Allá donde se cruzan los caminos

Dos casos terribles, en la más clásica línea serial killer, basados en ejemplos reales como los que se describen en un didáctico apéndice al final de la novela.

El primero de ellos protagonizado por Calígula, un sádico solitario que asalta a parejas en la carretera o en sus casas, viola a las mujeres ante los ojos de sus parejas y finalmente se ensaña con ambos hasta causarles la muerte.

El segundo, un asesino de ancianas, apodado el Mataviejitas, que utiliza sus dotes de persuasión para introducirse en los domicilios de sus víctimas y llevarse los objetos de valor que encuentra.

Dos tenientes de la policía federal, Marcia de Valcárcel y Arturo Palacios, cada uno de ellos trabajando independientemente en el caso que tienen asignado.

Un policía de pueblo, el Gordo Carvajal, acostumbrado a tratar con robagallinas y conductores borrachos, colaborando con la guapa Marcia en la resolución de uno de ellos. Colaborando en el sentido más amplio de la palabra.

Todos ellos, como el lector adivinará pronto, actuando en unos pocos kilómetros cuadrados de superficie (y mira que México es grande).

Y humor, mucho humor, en una línea que inevitablemente nos hace pensar en autores ya clásicos como Ibargüengoitia o PIT II.

Todo esto y mucho más es lo que encontraremos en esta fantástica novela mexicana de Erlantz Gamboa, Caminos cruzados, ganadora del IV Premio Internacional de Novela Negra L’H Confidencial.

Caminos cruzados
Erlantz Gamboa
Roca Editorial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s