Fin de siglo

De vez ​en cuando, Alejandro -mi librero comiquero de confianza- me llama al móvil para avisarme de que acaba de recibir la última entrega de Los muertos vivientesTom StrongTerra Obscura o cualquiera de los tebeos que voy coleccionando. De inmediato comprendo dos cosas: que hace tiempo que no me paso por su tienda -antes la tenía al lado del trabajo y mis visitas eran más frecuentes- y que, seguro, me tiene preparada una oferta que no voy a poder rechazar.

En esta ocasión -nunca se olvida de llamarme en fechas estratégicas, como mi cumpleaños o cuando sospecha que acabo de cobrar la extra de verano o Navidad- la oferta es un dos por uno. Porque aunque ya fueron publicados en su momento por separado, nada más entrar a su templo de los tebeos se saca de la manga un volumen que reúne dos de las colaboraciones entre Enki BilalPierre Christin.

¿El título? Fin de siglo, aunque bien podrían haberlo titulado Cuentas pendientes o Regreso al pasado. ¿Las historias de que consta? Las falanges del orden negro y Partida de caza.

Las falanges del orden negro está protagonizada por dos grupos de veteranos que en 1938 eran jóvenes idealistas y 40 años más tarde se han convertido en abueletes decrépitos. Uno de los grupos está integrado por fascistas de tomo y lomo -que lo eran entonces y lo siguen siendo pasadas varias décadas- y el otro por excombatientes de las Brigadas Internacionales, aunque actualmente sean jueces, periodistas, diputados e incluso ¡un cura!, que de todo hay en la viña del Señor.

Los primeros han decidido cometer una cadena de atentados, que arranca con el asesinato de todos los vecinos de un pueblo de Teruel -para cuatro que son en la provincia y encima vienen unos desalmados a tocar los huevos- y continúa por media Europa, con el secuestro de un líder del Partido Comunista Italiano o una masacre en un concierto en Holanda.

Los segundos se ven obligados a encontrarse, como digo 40 años después, para tratar de neutralizar a los primeros. Pero sobre todo comienza una aventura llena de peligros que ya tenían olvidados y que supone su última posibilidad de dejar esta vida haciendo algo muy diferente a lo que el tiempo, siempre inexorable, les tenía reservado: morir olvidados de todo y por todos.

En cuanto a Partida de caza, la segunda historia, también va de viejas glorias y, leída ahora, resulta un tanto visionaria, pues está escrita y dibujada en 1983 y ya anticipa lo que luego sucedería 6 años más tarde.

Un grupo de jerarcas comunistas, tanto rusos como de los países hermanos, se dan cita en Polonia, invitados por uno de ellos, para participar en una partida de caza. También asiste, en calidad de intérprete, un joven francés lleno de ideales y para quien el socialismo sigue siendo la panacea universal, aunque poco a poco, y visto el comportamiento mostrado por los altos representantes del Partido, el desencanto irá haciendo mella en sus convicciones políticas. Sobre todo cuando vea cómo se solucionan las rencillas del pasado o cómo se hace, simplemente, para conseguir pasar de un estadio a otro dentro de esa dictadura del proletariado que tanto admira.

Si el volumen se completa con una extensa e interesante entrevista a los responsables de ambas historias, ¿qué más se puede pedir?

Dos joyas agrupadas en una que me llevé a casa en mi última visita a mi librero comiquero de confianza. Ni que decir tiene que ya estoy esperando la llamada de Alejandro con sus cantos de sirena y ofertas imposibles de rechazar.

Fin de siglo
Enki Bilal y Pierre Christin
Norma Editorial
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s