Cómo pedir perdón y no morir en el intento

Tras haber alumbrado como personaje literario a una florista cuya segunda actividad (o primera, según se mire) es la de suicidar a los clientes que contratan sus servicios por no ser capaces de quitarse la vida por sus propios medios y a un capitán de la Policía Fluvial Metropolitana que resuelve sus casos en una Zaragoza inundada en el año 2041 (algún día sus aventuras verán la luz en forma de libro, o al menos en eso confío) es lógico deducir que a un servidor le gustan las novelas con personajes novedosos o planteamientos originales.

Así que, después de leer muchas veces la misma historia (mejor o peor contada) me gusta que alguien me sorprenda cuando habla de cometer crímenes. Este año, de momento, solo lo ha conseguido un croata afincado en Alemania: Zoran Drvenkar. Y lo ha hecho con su novela “Sorry“.

¿Por qué “Sorry” es el título de la obra? Porque trata de cuatro amigos que deciden montar una agencia para hacer lo que a mucha gente le resulta francamente difícil: pedir perdón.

El negocio va bien hasta que son contratados por un despiadado asesino para que pidan perdón en su nombre a una de sus víctimas. Y para que no puedan rechazar el trabajo, nada mejor que enviarles unas fotos de los familiares más cercanos de los cuatro emprendedores empresarios. A buen entendedor, pocas palabras bastan: o le pides perdón por mí a mi última vícitma o la siguiente puede ser uno de tus seres más queridos.

¿Qué es lo más destacable de “Sorry” (aparte de ese original planteamiento)? La descripción psicológica de los cuatro muchachos que quería montar un negocio novedoso y que se ven atrapados por un criminal sin escrúpulos.

Yo la he disfrutado y mucho. De hecho, una de las mejores novelas del 2011. Eso sí, hay que avisar al posible lector que no se trata de una novela apta para todos los públicos sino para aquellos que buscan algo que huya de la ortodoxia reinante en el género criminal.

Si te animas, ya me contarás que te ha parecido. Si ya la has leido, me gustaría conocer tu opinión.

Sorry
Zoran Drvenkar
Seix Barral
 

Si te ha gustado esta entrada, compártela en tus redes sociales

Anuncios
Cómo pedir perdón y no morir en el intento

4 comentarios en “Cómo pedir perdón y no morir en el intento

  1. Te va a parecer raro, pero cuando estaba leyendo este libro me acordaba de Tana Marqués (y por extensión de su autor) y en cómo cada vez valoro más en una novela, por un lado la originalidad (de eso tú vas sobrado) y por otro el sentido del humor (y esto lo comenté hace meses con Noemí Pastor, la boquita pintada negracriminal).
    A mí este libro también me encantó, sobre todo por su planteamiento, pero como comenté en su momento, me gustó sólo hasta la página 150. A partir de ahí, se me fundieron los plomos. La truculencia y el cómo se fue forzando el argumento mataron el entusiasmo inicial.
    Sorry por no poder decir mucho más… y un saludico.

  2. Más de uno se ha acordado de Tana al leer esta novela. A ver si el bueno de Drvenkar la conoce y yo sin enterarme.
    Y, gustándome de principio a fin, coincido contigo en que el arranque es extraordinario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s