Un viejo conocido

Lo primero que leí de Miguel Ángel Carcelén fue un relato que presentó, allá por el año 2007, al II Concurso de Relatos Cortos Justo Vasco de cuyo jurado tuve la suerte de formar parte. Fueron 258 los relatos participantes y el de Carcelén, La sinrazón de Job, uno de los cinco finalistas.

Hace poco, a través de la red social Google+, encontré una novela suya que acababa de publicar en formato ebookLa quinta llave, editada por Almarante. Enganchado desde hace unos meses a la lectura electrónica, animado por el precio y por el buen recuerdo que me había dejado su relato de casi cinco años atrás, no lo dudé ni un minuto: un par de clics de ratón y la novela estaba en mi lector.

Enseguida reconocí una forma de escribir que me resultó bien familiar, pero ahora en formato largo de cerca de doscientas páginas en lugar de aquellas ocho o diez que ya conocía. El disfrute pausado de un gin tonic, por ejemplo, frente al impetuoso golpe de un chupito de buen orujo, también por ejemplo.

Y da gusto ver cómo se maneja Carcelén en las distancias largas, cuando dispone del suficiente espacio para explayarse en condiciones. Y contarnos el caso que debe resolver el inspector Santisteban, el de dos mujeres asesinadas en una vivienda del centro de Toledo en lo que parece el típico caso de la habitación cerrada, mientras nos relata cómo el propio inspector fue una pieza fundamental en la identificación de Jaime Giménez Arbe, más conocido como el Solitario. O cómo descubrió quién estaba detrás de la clásica estafa nigeriana que a cualquiera le puede pillar a través del email. O cómo se vio involucrado en una investigación que luego noveló -con un protagonista llamado Plinio en honor al otro Plinio, el de Tomelloso-, ganando un premio literario y, de paso, una denuncia por revelación de secreto profesional. O cómo es la peculiar relación que mantiene con la que todavía es su mujer, aunque uno viva en el interior y la otra en el Mediterráneo y se vean de Pascuas a Ramos. O cómo es el Antro, la comisaría que le ha caído en suerte y gracias, que por lo de la revelación del secreto profesional incluso podría haber terminado expulsado del Cuerpo.

Y humor. Humor inteligente, humor de alto gramaje salpicando cada una de las páginas -¿se puede hablar de páginas en un ebook o es preferible decir “pasos de pantalla”? No, mejor decimos páginas y no liemos las cosas innecesariamente- de la novela.

Por si fuera poco, además de magnífico escritor, Carcelén es un tipo valiente y bien dispuesto para con sus lectores, a los que ofrece, a pecho descubierto y sin inútiles dispositivos anticopia que lo único que consiguen es entorpecer el proceso de compra, una magnífica novela que puede ser tuya ya mismo: no te llevará más de treinta segundos y menos de cuatro euros tenerla a tu entera disposición.

¿A qué estás esperando? No tienes más que pinchar aquí. Botón “Comprar ahora”, tarjeta bancaria o cuenta Paypal y un email al que te llegará, de inmediato, el libro. Más rápido y cómodo, imposible.

La quinta llave
Miguel Ángel Carcelén
Editorial Almarante
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s