Liquid Story Binder o cómo hacer más sencilla la faena del escritor

Quince años dándole a la tecla con intenciones, más o menos declaradas, de que el fruto de mis ratos frente al ordenador termine editado y puesto a disposición de su natural destinatario. Vale, igual no es mucho tiempo, hay quien dice que ya escribía casi en la cuna, pero a mí me pilló un poco tarde el gustillo por llevar mis invenciones al papel.

Quince años guardando -y a veces perdiendo- mis anotaciones en multitud de libretas, con la costumbre de empezar una nueva cada vez que una idea que podía terminar en novela o cuento se paseaba por mis neuronas.

Quince años sin saber que, habiendo programas para todo, también los había con la sana intención de facilitar el orden en este oficio que, si algo requiere, es constancia y organización. Y ha tenido que ser a través de una comunidad de Google+ como he conocido la existencia no de uno sino de tres programas que cumplen con su cometido en mayor o menor grado.

¿Y cuál es su cometido? Algo evidente y absolutamente necesario para un escritor: tener en un solo programa y, por tanto, disponible en el mismo escritorio en el que está trabajando, todo aquello que necesita para escribir una novela (salvo las horas de trabajo y la inspiración en su caso), es decir, las fichas con los datos de cada uno de los personajes, la estructuración de los capítulos, tantas libretas de notas como consideres oportuno, los escenarios recurrentes y los que no lo son tanto, los diálogos que en un momento se te ocurren pero prefieres desarrollar más tarde…

Digo que hay tres al menos, aunque solo he tenido ocasión de probar dos de ellos. Ahí van:

scrivener
Ejemplo de espacio de trabajo con Scrivener

Scrivener: casi no lo he tocado pero dicen que es la madre de todos los programas para escritores. Lástima que solo está para Mac aunque hay una versión para Windows pero limitada (la versión gratuita) a 30 sesiones de trabajo. Tiene las mismas opciones al menos que el Liquid Story Binder (del que doy más detalles luego) pero con una estética más maquera, con ese toque pelín pijo que Apple sabe dar a sus productos. Scrivener

storybook-14
Pantallazo de escritorio con Storybook

Storybook: disponible para Windows y Linux, pero me parece algo elemental. Permite crear capítulos con la estructura o anotaciones que necesitemos, escenarios, fichas de personajes, cronogramas y alguna cosilla más, pero se queda cojo al no incluir su propio editor de texto, con lo que te sirve como almacén en el que guardar todo lo que necesitas pero, para escribir, debes dirigirte (y por tanto abrir de modo independiente) el editor que vienes utilizando habitualmente. Storybook

lsb
Una de las múltiples configuraciones posibles para trabajar con LSB

Liquid Story Binder (LSB): mi preferido con creces y eso que lo suyo no es amor a primera vista, ya que resulta un poco frío de aspecto y presenta tal cantidad de opciones que, de entrada, echa un poco para atrás. Eso sí, unas cuantas tardes -o mañanas, o noches, según cada cual- trasteando con él y enseguida te preguntas “¿Pero cómo he podido yo vivir sin ti?”

Hay varios tutoriales en la web, uno de ellos podría ser este, pero como quiera que está en inglés me permito contar aquí cómo fueron mis primeros pasos con el invento.

En primer lugar, como parece lógico, hay que crear un libro nuevo, o sea, la novela en cuestión sobre la que queramos trabajar y que contendrá todo aquello que queramos guardar. A partir de ahí, lo siguiente podría ser crear las fichas de los personajes que llevemos en mente y de los que ya sepamos algo (luego incorporaremos de igual modo todos los que consideremos oportuno). Para ello, mi opción es crear un dossier (o expediente, si has instalado la extensión que traduce buena parte del menú al español) con el nombre de cada uno de esos personajes e incluir en él tantos detalles como precises: lugar y fecha de nacimiento, estado civil, hijos o no, estudios, peculiaridades, rasgos físicos, una breve (o larga, como quieras) descripción biográfica…

Lo segundo, por ejemplo, podría ser crear una libreta de notas genérica (la opción del menú es, obviamente, “Crear nota”) en la que apuntar todo aquello que se nos ocurre sobre la marcha y que consideramos no debemos olvidar. Ojo, en mi caso y como diré luego, cada capítulo lleva adjunta su propia nota en la que meto la estructura de dicho capítulo, lo que tengo pensado, inicialmente, que suceda en el mismo.

¿Quieres tener a buen recaudo los detalles de algunos de los escenarios que vas a utilizar? Ese despacho del protagonista para el que, en una ocasión, has pensado que le irían bien unas plantas y luego, por haberlo olvidado, se te ocurre decir que el protagonista es alérgico a lo verde; o que al principio tenía un sofá tapizado en cuero rojo que pasa a ser azul con el paso de las páginas y el olvido de esos detalles nimios para los que muchos lectores parecen estar al acecho. En mi caso he utilizado la herramienta builder (constructor en la traducción), la misma que empleo cuando quiero crear una nueva escena que más adelante desarrollaré en determinado capítulo pero no quiero que se me olvide.

Vamos pues con los capítulos. La opción es nuevo capítulo (chapter, en british), por supuesto. Te pide un nombre que puede ser un número de orden y un título que te diga algo del contenido que tengas previsto para él. Como LSB dispone de su propio y completo editor de texto, ya puedes escribir directamente y, como decía antes que hago en mi caso, crear una nota dentro de ese capítulo con la estructura o resumen del mismo.

Yo completo la faena con un planner, al que añado todos los títulos de los capítulos (no hay que hacerlo a mano, si ya están creados hay una opción que dice “Añadir títulos”) y puedo indicar su estado (borrador, primera redacción, segunda, terminado…) o adjudicarle un color para tenerlo claro a primera vista (por ejemplo, en verde los terminados y en rojo aquellos que están por escribir).

Si ahora vas a ver archivos (view files) se abrirá una ventana en tu escritorio con todo lo que has creado hasta el momento. ¿Quieres escribir algo en un capítulo concreto? Pincha en su título y se te abrirá en el editor. ¿Un personaje del que quieres anotar más detalles? Lo mismo.

Las principales ventajas de utilizar este software serían, pues, tener reunido todo el material y poder tener un espacio de trabajo en el que mantengas abiertas (por ejemplo) una ventana con los archivos disponibles, otra para el capítulo en el que estés currando y una tercera con las notas correspondientes a dicho capítulo. Y una cuarta, y una quinta… tantas como necesites y quepan en tu pantalla sin que se convierta en un caos.

¿Ventajas añadidas? El guardado automático de TODO el proyecto cada cierto tiempo, poder hacer una copia de seguridad al terminar la sesión por si acaso, exportar los ficheros que quieras a otros formatos (.doc, .rtf, .pdf…) por si quieres seguir escribiendo en otro ordenador en el que no tengas LSB… Liquid Story Binder

Eso es todo. O una pequeña parte, lo que he probado hasta el momento y considero imprescindible, porque, como he dicho, las opciones que ofrece son abrumadoras y habrá quien quiera añadir mapas de ideas, cronogramas, ficheros con la música que suena en la novela, imágenes inspiradoras… Si te animas a probar alguno de ellos que sepas que todos son gratuitos (con la salvedad citada de que Scrivener para Windows ofrece solo una versión limitada en el tiempo) y están disponibles en diferentes páginas de descargas, por ejemplo en Softonic.

seguirengplus

Anuncios

7 comentarios sobre “Liquid Story Binder o cómo hacer más sencilla la faena del escritor

  1. Yo utilizo YWriter, que además de tener una versión completa de forma gratuita, está ¡en español! (como ahora se empeñan en llamar al castellano de toda la vida). Este programa es bastante completo, tiene todas las características que has descrito de LSB y te lo puedes bajar directamente de la página del creador: http://www.spacejock.com/yWriter5.html

  2. intente descargar Ywriter pero cuando lo abro me dicta error, así que fuí en busca de mas programas para escritores, storybook presento los mismos errores que Ywriter, no me gustaron esos programas de escribir sin distracción, prefiero algo con mas opciones que esos, kabikaboo no tiene editor de texto y yo tuve que elaborar desde cero mis ficheros con personajes y lugares, no me lo facilito nadita, así que no lo recomiendo, y hasta ahora LSB es el que mejor me ha resuelto u.u

  3. Yo estoy decidiendo entre Scrivener y LBS… algo que me tira para atrás es que la opción de exportar/maquetar en LBS es bastante mala, y en Scrivener es excelente para crear un ebook. Otra función que no encuentro por ningún lado es la de reemplazar — por un guión largo, cosa que sí puedo hacer en Word y Scrivener. ¿Se puede hacer esto en LBS? De lo contrario veo difícil que lo use, ya que estar presionando Ctrl+v todo el rato para poner el guión es bastante incómodo (asumiendo que no haya copiado otra cosa).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s