Kane, de Paul Grist

Casi veinte años después de su publicación original, llegan dos volúmenes de aproximadamente 500 páginas cada uno, editados por Dolmen, en los que leer de tirón las historias protagonizadas por Kane (o Caín, si nos diera por traducirlo), escritas y dibujadas por Paul Grist en uno de sus trabajos más redondos.

kane integral

Kane trabajaba en una comisaría de la ciudad ficticia de Nuevo Edén hasta que fue apartado tras matar a su corrupto compañero. Cumplido su castigo, vuelve a la misma comisaría en la que no ha dejado, precisamente, buenos amigos. Y aquí es donde comienza la historia -o historias- que Grist va a contarnos, si bien salpicadas de continuos flashbacks -perfectamente distinguibles del resto de la trama pues el autor recurre a páginas más estrechas cuando le toca hablar del pasado- que, si bien al principio parecen complicar algo la lectura, se revelan poco a poco como referencias imprescindibles para conocer a fondo al personaje principal así como a todos los que le rodean en su día a día.

Porque esa es otra: si el primer volumen se centra casi en exclusiva en Kane -si bien al final va renunciando a parte de su protagonismo- en el segundo queda prácticamente a un lado y quienes llevan el peso de la historia -o historias- son los abundantes personajes de reparto, desde sus compañeros de comisaría hasta el corrupto alcalde de la ciudad, desde la reportera estrella de la televisión local al mafioso oficial, desde el cazador de ratas -elemento paranoico donde los haya- al hombre conejo al que nadie debería llamar Bugs Bunny si no quiere enfrentarse a su incontrolable ira…

Kane escalera

Casi 1000 páginas en total en las que se nota de lejos la influencia de aquella Canción triste de Hill Street basada, a su vez, en la comisaría 87 de Isola creada por Ed McBain. Y se aprecia también la admiración -que no oculta en ningún momento- del autor hacia ese maestro del blanco y negro que es Frank Miller y su Sin City, hasta el punto de que no es necesario prestar demasiada atención para encontrarnos un curioso cameo protagonizado por el monstruoso e hiperviolento Marv.

A todo esto le añadimos unas gotas de humor, grandes dosis de originalidad a la hora de contar ciertos episodios -destacar, por ejemplo, cómo se ve la noche de la ciudad desde el parabrisas delantero de un coche de patrulla- y alguna parodia dedicada a ciertos superhéroes que no deberían haber salido jamás del psiquiátrico y tenemos una obra más que recomendable con las que pasar unas cuantas horas de muy buena lectura.

Kane (Integral 1 y 2)
Paul Grist (guion y dibujo)
Dolmen

Sigue las actualizaciones del blog en mi Twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s