Le atendió Ramiro B (31)

Hoy se ha puesto en marcha la primera parte del plan Carmen Lázaro. Bueno, decir “se ha puesto en marcha” sería eludir mi responsabilidad, supondría insinuar que las cosas toman un rumbo determinado porque sí, sin que nadie les pegue un buen empujón. Y en este caso, el empujón se lo tenía que dar yo, claro.

Me ha llevado un buen rato encontrar las palabras adecuadas que Carmen Lázaro habría utilizado en una situación como la que quiero que protagonice: no podía quedarme corto pero, por supuesto, tampoco excederme en las insinuaciones. En cualquier caso, he terminado la carta momentos antes de que Fabra hiciera su habitual entrada insegura en mi planta.

Tal vez haya sospechado algo por mi repentino cambio de actitud hacia él. Desde luego, no ha podido recibir mayor sorpresa que la de mi mano tendida hacia la suya en un intento por mi parte de limar asperezas, de superar problemas pasados y encauzar nuestra relación cliente-dependiente hacia una cordialidad al menos aséptica.

scn0031

Me ha mirado con una cierta y justificada desconfianza, como esperando recibir un desaire en cualquier momento. Poco a poco, mi charla envolvente, la que puedo desarrollar cuando me apetece, le han convencido de mis buenas intenciones, de que yo sólo quiero lo mejor para él. Se ha dejado aconsejar como yo pretendía y se ha llevado un ejemplar de La senda del bienestar. No es que considere que esta mierda sea mejor que otras, es que simplemente me ha hecho gracia el texto de reclamo publicado por el editor:

“Para sustraer la espina, primero hay que localizarla”. En esta obra hemos ido examinando y explorando las espinas o estados mentales aflictivos para indagar después, eficientemente, sobre esos antídotos maravillosos y eficaces que son sus opuestos: los estados mentales positivos, los verdaderamente saludables y constructivos, aquellos que nos aportan todos los recursos necesarios para poder sanar y culminar la senda del bienestar total.”

La nota suelta que lleva entre sus páginas no la incluyó la editorial: es una de las dos claves del plan Carmen Lázaro.

Lee esta historia desde el principio en la etiqueta ramiro b

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s