“El sueño del otro”, de Juan Jacinto Muñoz Rengel

Hace un año caía en mis manos una de las novelas más originales de los últimos tiempos, una novela difícil de clasificar pero que, por aquello de que tenía como protagonista a un asesino a sueldo -e hipocondríaco, por más señas-, decidí reseñar para la revista Calibre .38, especializada en crímenes varios. Firmaba la novela Juan Jacinto Muñoz Rengel, nombre que anoté de inmediato en mi lista FIES (fichero de internos de especial seguimiento) para no perderme nada de lo que el individuo en cuestión pudiera hacer literariamente hablando en el futuro.

Afortunadamente, no ha habido que esperar mucho: a mitad del mes de enero -iba a decir “el de la cuesta” pero ya no tiene mucho sentido cuando todo el año es una rampa interminable salvo para unos pocos- se editaba su nuevo trabajo y, como me prometí en su momento, no tardé en hacerme con un ejemplar.

juanjacintomun-oz_560x280

Y si original y divertida era El asesino hipocondríaco, igualmente original pero nada divertida es El sueño del otro. Más bien angustiosa, opresiva, desasosegante. Intensa y exquisitamente contada a pesar de lo difícil que tiene que resultar sacar adelante de un modo comprensible, fluido y disfrutable para el lector una trama a priori tan compleja.

Porque la historia se centra en dos personajes que no sabremos si terminarán siendo uno solo padeciendo una bipolaridad extrema por vía onírica. Dos personajes tan dispares como Xavier Arteaga, profesor de instituto, divorciado, anodino y apocado incluso ante sus alumnos, y André Bodoc, comunicador nato, presentador de éxito y exitoso con las mujeres, manipulador de la realidad hasta el punto de ser capaz de colar noticias inventadas que llegarán a adquirir repercusión mediática, económica y social a lo largo y ancho de todo el planeta. Aunque, bien pensado, tal vez esto no sea tan meritorio sino práctica habitual en los informativos de cualquier cadena televisiva que tengamos el disgusto de seguir a diario.

¿Y qué tiene de complicado este planteamiento, tal vez te preguntes? Nada, simplemente que, cada noche, André sueña que es Xavier y Xavier sueña que es André. Cada vez que Arteaga se encierra en su dormitorio vive la vida de Bodoc, accidentes incluidos. Cada vez que Bodoc echa una cabezada, pierde las llaves del apartamento de Arteaga. Cada vez que una mujer aparece en la vida de uno de los dos, otra lo hace en la del contrario. O del complementario, según se vea.

Un sueño entrecruzado, una mezcla de realidad y ficción en las vidas de dos personas -o una sola, qué más da- que le sirve al autor para enfrentarnos a algo mucho más preocupante: hasta qué punto podemos confiar en lo que vemos, en lo que oímos, en lo que leemos; hasta qué punto podemos dar credibilidad a cuanto nos rodea cuando -y esto lo digo yo, no el autor- somos capaces de considerar como verídica una noticia aparecida en el satírico El Mundo Today y no damos crédito alguno a otras aparecidas en los medios “serios” de los que depende la visión del mundo que terminaremos teniendo.

Una excelente novela que transita por la confusa frontera entre el sueño y la vigilia, que habla de realidades y apariencias, que transcurre entre credibilidad e incredulidad. Una novela para cuya lectura solo tengo un consejo posible a la hora de afrontarla: déjate mecer por las páginas del libro y que tengas dulces sueños, aunque dudo que lo consigas.

El sueño del otro
Juan Jacinto Muñoz Rengel
Plaza & Janés

firma twitter peqgplus firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s