Una novela corta y brutal de Carlos Busqued

Llevabas tiempo en casa, en la pila de novelas pendientes de leer. La pila de novelas a leer ineludiblemente al venir recomendada por un librero que sabe lo que se hace. Pero, delgadita tú, otras novedades mucho más -innecesariamente- voluminosas te iban sepultando hasta hacerte casi invisible.

Hasta la semana pasada, un día de esos que decido que hay que hacer limpia y que, lo que lleva dos años o más sin ser leído -seguramente porque en su momento no me llamó la atención- debe ser archivado sin más trámite. Y tal vez, dentro de otros cuantos años…

sol-tremendo-dest

Y ahí estabas, con tu elefante en la portada y recordándome que habías llegado avalada por un padrino negrocriminal que te incluyó -sin yo solicitarte- en el pedido mensual.

Tenías que ser buena, sin duda. Yo aún diría más: muy buena.

Te he leído en un par de tardes, me has dejado con el alma maltrecha para bastante tiempo. Hasta que me encuentre con algo más concentrado y brutal que tú.

Y he hablado de ti -muy bien, evidentemente, en Calibre .38. Te lo debía.

firma twitter peqgplus firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s