Flacas y flacas

huesos

Hay flacas, a las que uno no dudaría en cantar aquello de El último de la fila de:

Porque eres huesos, Huesos.
Tú eres sólo huesos, unidos por muy poca piel.
Huesos, huesos. Delgada como el viento, suave como un alfiler

bacall-smokin

Y luego está la FLACA, con mayúsculas, a la que uno, echándole algo de valor, tan solo se atrevería a silbar esperando a cambio, tal vez, unos ojos prometedores, una mirada cortante o una frase sugerente.

Sólo tienes que juntar los labios y soplar.

Sigue las actualizaciones del blog en mi Twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s