Sanromán padre, Camilleri a la aragonesa

floresDa gusto encontrar nuevos lectores para novelas que ya tienen algunos años -esta es de 2007 si bien tuvo edición digital en 2012, lo que le ha dado una segunda oportunidad que está aprovechando francamente bien-, da gusto ver cómo esos nuevos lectores disfrutan con las historias que has inventado, da gusto leer comparaciones como esta:

“No soy muy dado a explicar los personajes, y seguiré fiel a mis principios, pero si quiero remarcar el extraordinario papel de los secundarios en Manda flores a mi entierro. Y es que muchas veces nos fijamos en los principales y nos olvidamos del juego que dan esos secundarios que de otra forma dejarían la salsa sin ligar. Entre ellos quiero destacar al abuelo Sanromán. Fliparéis si os digo que me hacía pensar en Andrea Camilleri, o como mínimo en el Camilleri que mi subconsciente ha creado. Digamos que representa la parte de crítica social más palpable de la novela, y lo mejor, tiene gracia haciéndolo. Genial en la escena que tiene que ayudar a su hijo.”

Muchas gracias, David, y encantado de que hayas disfrutado con el primero de los casos de Tana Marqués.

Lee la reseña completa en Cruce de caminos

Sigue las actualizaciones del blog en mi Twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s