Presentación en Barcelona de “Ciudad en llamas”, de José Luis Muñoz

INVITACIÓN CIUDAD EN LLAMAS
Haz clic en la invitación para verla en tamaño completo

 

DE LA NOTA DE PRENSA:

El esclarecimiento de un asesinato, que parece no tener más relevancia de la habitual en estos crímenes, es el detonante de que se desvele cómo los poderes ocultos en las altas esferas mueven sus hilos. Es entonces cuando la vida relativamente cómoda del protagonista, Iam, se tambalea. ¿Qué nos puede adelantar de la obra?

Ciudad en llamas es una novela futurista, como ya lo fue en sus momentos Barcelona negra, la segunda que publiqué, hace ahora precisamente 25 años. Pero es un futuro que se nutre fundamentalmente del presente. La idea de escribirla se me ocurrió precisamente durante la segunda guerra de Irak que culminó en la invasión, y posterior destrozo, del país. Aunque ya se sabía, quedó meridianamente claro que a partir de ese momento, desaparecido el poder compensatorio que representaba el bloque del Telón de Acero, EE.UU se convertía en potencia hegemónica que podía hacer absolutamente todo e imponía sus propias reglas de juego. En ese escenario se mueve la novela. En un mundo unipolar en donde la democracia fue erradicada, porque no sirve para nada, y EE.UU se ha convertido descaradamente en Corporaciones Unidas. Una especie de capitalismo salvaje, cuyas consecuencias ya estamos todos padeciendo, cruzado con la ideología nazi. En realidad, y me di cuenta mientras repasaba la novela antes de que se editara, lo que cuento casi ya está pasando. Yo lo concentro, lo convierto en una hipérbole caótica y sangrienta, para sacudir al lector. Iam, el policía protagonista , se convierte en víctima de lo que está defendiendo y eso le hace cuestionarse todo el sistema.

Ciudad en llamas muestra un mundo casi apocalíptico en plena decadencia. ¿Imaginación o intuición (teniendo en cuenta el rumbo actual de los acontecimientos)?

Mis novelas beben, en su mayoría, de la realidad. Estamos ahora, en nuestro país, en plena orgía privatizadora de la sanidad pública y la educación. España está en venta porque nos han devaluado a todos y los mileuristas son ahora unos privilegiados. Los que, por nuestros medios, luchamos por la democracia y pusimos nuestro pellejo en peligro, asistimos impotentes a la decadencia de la misma con unos políticos que mienten, roban e incumplen el contrato que tienen con el ciudadano. Se nos acusa de vivir más años y de que no hay dinero para todos, pero sí lo hay para ellos. El mundo es cada vez más desigual y cada vez hay más parias, fuera de nuestras fronteras y dentro. Miles de personas mueren cruzando el Estrecho, otros miles son explotados y malviven. No nos estamos dando cuenta y nos están convirtiendo en tercermundistas a base de decretos. Nunca el ciudadano, que cada vez se parece más a un súbdito, había estado tan inerme ante el poder como ahora. El apocalipsis futurista de Ciudad en llamas ya está llegando sin que nos demos cuenta. La novela es una alerta para que eso no suceda y quiero que actúe como revulsivo en el lector.

jose luis muñoz
José Luis Muñoz

Caos, supervivencia, lucha de clases, doctrinas hitlerianas… En una Barcelona a punto del colapso, ¿la obra deja algún hueco a la esperanza?

La historia es una serie de bandazos y cruentos enfrentamientos entre poderosos y explotados. Siempre. Eso de que íbamos a la desaparición de las clases sociales es una estupidez que algunos se creyeron. Las doctrinas marxistas de la lucha de clases tienen hoy más vigencia que nunca. No me considero un pesimista, sino alguien que atisba el futuro con cierta clarividencia y desde las experiencias del pasado. El auge del nazismo lo estamos viendo en países sumidos en la ruina económica como Grecia con los extremistas de Amanecer Dorado. Es posible que en una Europa devastada por la miseria (los informes de Intermon Oxfam hablan de 20 millones de pobres en España dentro de unos pocos años) las doctrinas totalitarias que desangraron Europa cuajen como solución. Somos muchos y sobramos. En este contexto el mensaje xenófobo es muy peligroso y los emigrantes pueden ser los nuevos judíos. En Barcelona se están aplicando políticas municipales que me repugnan y contra las que nadie se opone, chorradas que dicen mucho acerca de los gobernantes de la ciudad: hacer la vida imposible a los manteros, a los que venden latas de cerveza, a las prostitutas, a los hombres estatua de las Ramblas que deben pagar por ocupar el espacio público, a los músicos callejeros que deben obtener una licencia municipal…¿Qué resultado inmediato tiene eso? Pues que los manteros, hombres estatua, músicos callejeros, prostitutas se conviertan en delincuentes, hagan de Barcelona una ciudad más insegura, haga falta más vigilancia y se asocie emigración a delincuencia, que es lo que quiere la derecha. En realidad nada de lo que sucede a nuestro alrededor se produce por casualidad.

Esta nueva novela se enmarca también en el género negro y apuesta por marcos futuristas, pero  ¿cuál es su público objetivo? ¿Quién disfrutará con Ciudad en llamas?

Uno, al menos ese es mi caso, escribe para sí mismo. Así es que el primero que disfruta, o sufre, o se horroriza, es el autor. El lector de esta novela tiene que ser un tipo al que le guste la novela negra, no la novela enigma, y el futurismo. Ambos son dos géneros que combinan a la perfección, pueden ir juntos, y le sirven al autor como herramienta de crítica social. En Ciudad en llamas hay mucha violencia explícita, narrada con una cierta frialdad y distanciamiento, sexo futurista en esos locales de PayForSex en donde los clientes pueden acostarse con clónicas de Marilyn Monroe, y una sensación de caos inducido por las propias autoridades que viven de administrar el miedo de sus súbditos. La intriga policial me sirve para denunciar una serie de cosas que ya suceden y que pueden ir a peor. En realidad, a pesar de que el lector la pueda percibir como una hipérbole sangrienta, Ciudad en llamas bebe del presente. Transplantation, por ejemplo, es una de las empresas más rentables de Corporaciones Unidas, y se dedica a comprar cuerpos de ejecutados para desmembrarlos y venderlos a trozos a clínicas privadas. ¿Suena eso? Ya lo hace China con sus ajusticiados, parecido negocio anda detrás de los feminicidios de Ciudad Juárez.

Viernes 4 de octubre, 19.30 h.

Café Salambó. C/. Torrijos 51 (Cines Verdi). Barcelona

Si te ha gustado esta entrada, puedes compartirla en tus redes sociales. Gracias.

Sigue las actualizaciones del blog (y mucho más) en TwitterGoogle+ o Facebook

Anuncios
Presentación en Barcelona de “Ciudad en llamas”, de José Luis Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s