Friedrich Glauser, padre de la novela negra escrita en alemán

Corría el año 2003 cuando uno de mis libreros de referencia (en esta ocasión un librero no exclusivamente negrocriminal pero conocedor también de mis gustos literarios) me recomendaba leer una novelita que acababa de editar Acantilado.

Garantía de calidad, por tanto, en el aspecto editorial. Y a casa se venía, desde luego, Schlumpf, Erwin: Homicidio, de un tal Friedrich Glauser a quien no tenía el gusto de conocer, primera novela de una curiosa serie criminal.

homicidio erwin

El protagonista era Jakob Studer, un policía bonachón, tan observador como Maigret y con una mente afilada como pocas. Un hombre con algo de poeta y que se muestra más a gusto en los entornos rurales de la Suiza de los años 30 y 40 que en los urbanos, aparentemente torpe, lo que en ocasiones le sirve para pillar desprevenidos a aquellos que despiertan sus sospechas. Un hombre que se mueve como pez en el agua entre la gente de a pie. Un hombre que (me entero después, en otra novela), en una ocasión, tuvo que investigar la desaparición en un hospital psiquiátrico de un paciente y del director del centro -y mucho me temo que el autor se sirvió de su experiencia personal en la labor de documentación previa al desarrollo de ese caso en concreto.

Studer protagonizó cinco novelas de las que en España, con mucho esfuerzo, podrás conseguir cuatro: la ya citada Schlumpf, Erwin: HomicidioEl reino de Matto, La curva de la fiebre y El té de las tres viejas, todas ellas escritas por ese para mí desconocido hasta entonces autor vienés Friedrich Glauser en sus últimos tres años de vida. Friedrich Glauser, quien -también luego me enteré- es el padre de la novela negra escrita en alemán y ,de hecho, el premio más prestigioso del género en esa lengua lleva su nombre.

SCHWEIZ LIETARTUR FRIEDRICH GLAUSER
Friedrich Glauser

Friedich Glauser. Viena, 1896. Violento, drogadicto, alistado en la Legión Extranjera francesa, poeta, admirador de Simenon -de quien dijo haberlo aprendido todo-, carne de psiquiátrico (véase aquí lo dicho en el tercer párrafo de este texto)… Se podrían decir muchas cosas sobre este escritor austríaco pero, si te parece, nos quedamos con lo que dijo él de sí mismo en una carta escrita en 1937 y dirigida a un tal Josef Halperin. Considero que nadie como él -al margen de su psiquiatra- para presentarse en sociedad y que la carta en cuestión resulta esclarecedora, aunque tal vez esta no sea la palabra más adecuada vista la redacción de la epístola. Aclaración necesaria: la abreviatura “mo.” que aparece en alguna ocasión corresponde a morfina, a la que Glauser era adicto.

«¿Datos es lo que quiere usted? Pues aquí tiene: nací en Viena en 1896, de madre austríaca y padre suizo. Abuelo por parte paterna, buscador de oro en California (sans blague), por parte materna, consejero áulico (una buena mezcla, ¿eh?). Primaria, tres cursos de secundaria en Viena. Luego 3 años en la escuela rural de Glarisegg. Luego 3 años en el College de Génève. Expulsado de allí poco antes de acabar el bachillerato por escribir un artículo sobre un volumen de poemas de un profesor mío. Selectividad cantonal en Zürich. Un semestre de la carrera de Química. Luego dadaísmo. Mi padre quiso que me internaran y me pusieran bajo tutela. Fuga a Ginebra. El resto puede leerlo en el relato ‘Morfina’. Internado un año (1919) en Münsingen. Fuga de allí. 1 año en Ascona. Detención por morfina. Repatriación. 3 meses en el hospital psiquiátrico de Burghölzli (con diagnóstico contrario porque en Ginebra me habían declarado esquizofrénico). De 1921 a 1923 en la Legión Extranjera. Luego en París, plongeur. Bélgica, en las minas de carbón. Posteriormente de enfermero en Charleroi. Otra vez la mo. Internado en Bélgica. Repatriado a Suiza. 1 año por lo administrativo en el penal de Witzwil. Después 1 año de ayudante en un plantel. Psicoanálisis (1 año) mientras trabajaba nuevamente de ayudante en un plantel en el hospital psiquiátrico de Münsingen. De jardinero a Basilea, luego a Winterthur. En este época escribí la novela sobre la legión (1928/29), 30/31 un curso anual en la escuela de jardinería de Oeschberg. En julio del 31, más psicoanálisis. De enero a julio del 32 en París como ‘escritor autónomo’ (como se dice con expresión tan linda). A Mannheim a ver a mi padre. Arrestado allí por falsificación de recetas. Repatriado a Suiza. Internado desde julio del 32 a mayo del 36. Et puis voilà. Ce n’est pas très beau…»

Y ahora, si te ha picado la curiosidad con este tipo tan peculiar, ya sabes lo que tienes que hacer: buscar al menos la primera de sus novelas protagonizadas por Studer y disponerte a disfrutar con un modo muy peculiar de entender la literatura criminal.

firmatwitterbosque

Anuncios

2 comentarios sobre “Friedrich Glauser, padre de la novela negra escrita en alemán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s