Massimo Carlotto, el caimán fugitivo

Massimo-Carlotto
Massimo Carlotto

Dicen que lo mejor que puede hacer un escritor es escribir de lo que sabe. Y eso lo sabe Massimo Carlotto, un tipo con una biografía ciertamente curiosa.

Nacido en Padua en 1956 y residente en la actualidad en Cagliari (Cerdeña), en 1976 tuvo la mala suerte de descubrir el cuerpo ensangrentado de una joven estudiante que acaba de ser acuchillada hasta morir. Sin sospechar lo que se le podía venir encima, se presenta ante los carabinieri como testigo quienes, sin comerlo ni beberlo, le acusan del homicidio.

Durante un primer proceso fue absuelto por falta de pruebas, pero se le condena a 18 años de prisión tras el recurso de apelación. Tras pasar seis años en la cárcel, estuvo otros cinco fugado por distintos países europeos, entre ellos España. Fue en 1993 cuando el Presidente de la República, Oscar Luigi Scalfaro le concedió el indulto y su fuga quedó reflejada en una novela autobiográfica publicada en 1995, “Il fuggiasco”, llevada al cine en 2003 por Andrea Manni.

il fuggiasco
Fotograma de “Il fuggiasco”

Y algo así es lo que le sucede a Marco Buratti, alias el Caimán -por su pasado como cantante de la banda de blues Old Red Alligators-, joven de Padua que también descubrió un cadáver un mal día, se comió el marrón que no le tocaba y pasó siete años alojado a cargo del Estado, una estancia en prisión que podía haberse visto reducida en caso de firmar ciertas actas y reconocer determinadas caras, algo que ni se planteó hacer.

Lo que si hizo al salir del trullo es aprovechar la experiencia adquirida y los contactos establecidos dentro para establecerse como detective, realizando investigaciones para gente legal con necesidad de contactar con gente de los bajos fondos. Y así Carlotto firma siete novelas, siete, con el Caimán como protagonista, si bien solo dos de ellas editadas en España hasta la fecha: La verdad del Caimán, El misterio de Mangiabarche.

Bebedor de calvados, asiduo a los locales en los que suene buen blues e inseparable de su colega Beniamino Rossini, otro personaje tan atractivo como el propio Buratti, hampón milanés de la vieja escuela, íntegro a su manera y estrictamente respetuoso con el código ético de la profesión.

Dos excelentes novelas editadas por Barataria de las que pude disfrutar en su día, cinco pendientes de traducir y un llamamiento que aprovecho para hacer desde este humilde blog: si hay algún editor leyendo esto y me quiere hacer feliz, ya sabe lo que puede hacer.

firma-twitter-peq

Anuncios

Un comentario sobre “Massimo Carlotto, el caimán fugitivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s