“Yo no sé matar pero voy a aprender”, de María C. Rueda

yo no se matarTengo suerte últimamente con las autoediciones. O será, tal vez, que a los habituales suministradores de novelas en Amazon -aquellos que terminado un libro y sin encomendarse ni al dios ni al diablo de las revisiones, la consciencia de las propias limitaciones literarias, las lecturas de alguien solvente o las mínimas correcciones ortotipográficas, pulsan el botoncito de “preparar ebook” y se quedan tan anchos-, a esos habituales book dealers, repito, se están uniendo en los últimos meses escritores con más criterio, con más sentido crítico, mejor formados y aconsejados que deciden que la autoedición no es la última alternativa de quien no consigue un hueco en una editorial al uso sino una valiosa y respetable opción para quienes desean controlar el proceso de su libro de principio a fin o, simplemente, pretenden huir del procedimiento hasta ahora habitual por único.

Hace poco me topaba con Ongi etorri, de Ángel Gros, hablaba de ella aquí y si lees esa reseña me evito repetir los puntos 1, 2 y 3 perfectamente aplicables a la que ahora nos ocupa. Hace unos días, María C. Rueda se ponía en contacto conmigo a través del email para ofrecerme su novela Yo no sé matar pero voy a aprender. Antes de responderle (no me gusta adquirir compromisos que no estoy seguro de poder cumplir) hacía algunas indagaciones, la encontraba a la venta a 1.50 € para el Kindle y a 6.25 € en versión impresa, que también la tiene, y leía las primeras páginas.

Llámame fanfarrón, me da igual, el caso es que con los años -y los cientos de novelas de género leídas- uno ha desarrollado un cierto olfato que le permite adivinar si un libro va o no a merecer la pena con solo leer unos cuantos párrafos elegidos al azar. Y Yo no sé matar pero voy a aprender olía a crock story de la buena, a perdedores sin remedio, a humor negro y, si me lo permites y ya que me conoces y conoces mis gustos, a puritito Carlos Salem, uno de mis idolatrados autores de novela negra. Y de la otra, también.

El perdedor de María C. Rueda es Diego Almeida, colombiano de 45 años, residente en España y recién incorporado a las filas del paro. Abogado de profesión. Con el del frac pisándole los talones día y noche por aquello de las deudas adquiridas cuando todos -menos los políticos, claro- vivíamos por encima de nuestras posibilidades.

Diego Almeida, que en un ataque de lucidez, decide reorientar su vida ofreciendo sus servicios profesionales a los compatriotas que están en situación similar a la suya, distribuyendo cartelitos escritos a mano por todos los bares y farolas de Lavapiés. Que olvidó indicar en el cartelito de marras que su profesión era la de abogado, no la de detective privado.

Diego Almeida, que una mala noche de alcohol y tangos acabó durmiendo la mona en casa de un presunto amigo de la infancia, amigo que, al día siguiente, abandonaría el domicilio sin casi decir ni media.

Diego Almeida envuelto, sin comerlo ni beberlo, en un monumental despropósito poblado de traficantes de coca, tratantes de blancas, cornudos y apaleados, amantes despechadas y cadáveres a enterrar.

Tristemente divertida, disparatada en ocasiones, no exenta de cierta ternura -la que despiertan sus siempre perdedores y desahuciados protagonistas-, exquisitamente escrita, lírica por momentos pero no perfecta: para ello le falta, simplemente, el repaso de otros ojos diferentes de los de la autora que descubran las erratas -tampoco demasiado abundantes- que un escritor nunca verá por mucho que repase su escrito por la sencilla razón de que las pupilas propias terminan leyendo lo que se quiso escribir y no lo que se terminó escribiendo.

Por lo demás, novela de notable alto a sobresaliente y, en todo caso y si no te fías de mí, a un precio que anima a arriesgarse. Si lo haces, la tienes a un solo clic de distancia.

Yo no sé matar pero voy a aprender
María C. Rueda

Puedes seguirme en:

firmatwitterbosquefirmagoogleplus

 

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla en tus redes sociales. Gracias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s