30 gotas de curare y un orangután de 150 kilos

murio-por-los-pelos fragmento

Abrí una rendija para poder mirar. El 34 estaba a unos diez metros en dirección oblicua. Y allí me instalé. Saqué del maletín un bolígrafo BIC junto con el frasco de curare y me puse a calcular: una gota duerme a un mono, cinco lo matan. Un mono araña pesa unos cinco kilos. Este orangután, 150. O sea, treinta gotas. Me parecieron demasiadas. No creo que haya ser capaz de resistir treinta gotas de curare sin deshacerse en hilachos. Quince me parecieron una dosis adecuada. Unté bien la punta de un dardo, lo metí dentro del boli y me senté en el lugar elegido.

Fragmento de Murió por los pelos, delirante novela capilar y criminal de Nacho Docavo. Seguiremos informando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s