10 novelas de ciencia ficción: “Veinte mil leguas de viaje submarino”, de Julio Verne

Hay otros mundos pero están en éste.

Evidentemente, esto no lo dijo Julio Verne sino Paul Éluard unos cuantos años después de la muerte del escritor (y visionario) francés.

Y esta es, precisamente, la frase que me viene a la cabeza al leer, en esta segunda incursión de 2015 en el género de la ciencia ficción, la novela más conocida de este genial autor (bueno, debería decir “una de las más conocidas”, porque la relación de títulos inolvidables del señor Verne es abrumadora). Me refiero, claro, a Veinte mil leguas de viaje submarino.

Por supuesto, es novela de las que ya leí en mi infancia, y es autor imprescindible en el descubrimiento y crecimiento literario de cualquier chaval, al menos de mi generación y de unas cuantas más. Como leí el Viaje al centro de la Tierra y releí el año pasado en un reto similar al que me ocupa ahora.

numeros-F74-773-676-943
La he releído en otra edición, pero todavía conservo ésta de mis tiempos jóvenes

Podía haber elegido varias de sus novelas para este mi nuevo objetivo: la citada en el párrafo anterior, sin ir más lejos, o De la Tierra a la Luna. Me quedé, sin embargo, con el Nautilus de Nemo.

Cuentan que, en un principio, el editor del Magazin de ilustración y recreo en el que se dio a conocer la obra no quería publicarla, dicen que por la extremada violencia de Nemo, por su odio a la humanidad. Dicen que Verne se lo explicó por carta con motivo de la anexión de Polonia por los rusos en 1863:

«Suponga nuevamente que seguimos la primera idea del libro: un señor polaco cuyas hijas han sido violadas, la mujer asesinada a hachazos, el padre a golpes de knut; un polaco cuyos amigos perecen en algún sitio y cuya nacionalidad va a desaparecer de Europa merced a la tiranía de los rusos. Si tal hombre no tiene derecho de hundir fragatas rusas allí donde las encuentre, entonces la venganza no es sino una palabra vacía».

nautilus_group
Paul Lukas (Prof. Pierre Aronnax), Kirk Douglas (Ned Land), Peter Lorre (Conseil) y James Mason (Capitán Nemo) en la película de Disney de 1954

Dicen que Verne es Nemo y por eso se negó a efectuar la menor corrección en su novela. No sé si es así, sus motivos tendrán los estudiosos que lo afirman. Lo que sí sé es que Veinte mil leguas de viaje submarino, obra de ciencia ficción o de ficción científica es un placer para los sentidos, un prodigio de imaginación que nos permite surcar los siete mares, atravesar el túnel arábigo que hace innecesario el Canal de Suez (al menos para los submarinos), pasearnos por la desaparecida Atlántida, pelear a brazo partido con pulpos gigantescos, contribuir a la revuelta de los cretenses contra los tiranos turcos, conocer la vida y milagros de todas las especies marinas conocidas y por conocer (en mi opinión, la única parte ardua de la novela por su formato, casi, de tratado de ictiología), angustiarnos bajo los hielos antárticos o terminar absorbidos por el irresistible maelstrom de las islas Lofoten, en la costa de Noruega.

O no, vaya usted a saber, que nadie me asegura (ni el propio Verne en su novela) que, hoy en día, Nemo no siga impartiendo su justicia/venganza por esos mares de dios.

Yo, por si acaso, me lo pensaré muy mucho antes de embarcarme en un crucero por el Mediterráneo.

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Anuncios

Un comentario sobre “10 novelas de ciencia ficción: “Veinte mil leguas de viaje submarino”, de Julio Verne

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s