Aprende a insultar con elegancia de la mano del capitán Haddock

integral_haddockSi algo supo hacer Tintín a lo largo de su dilatada carrera fue rodearse de un grupo de acompañantes con tanta o más personalidad que el mismo, desde los inefables Hernández y Fernández (Dupond y Dupont en la versión original) al despistado profesor Silvestre Tornasol (inspirado, dicen algunos en Auguste Piccard, inventor del batiscafo: busca una foto del susodicho y comprueba el parecido físico), desde la cantante Bianca Castafiore (artísticamente conocida como el Ruiseñor de Milán) a otros secundarios recurrentes de lujo como Rastapopoulos, Allan Thompson, el general Alcázar, el mayordomo Néstor o el comerciante portugués Oliveira da Figueira.

Y, por supuesto, mi favorito, el tipo del que tengo en el estudio una figura en cartón de metro y pico de altura, agarrado a una farola y sosteniendo en la mano una botella, tal vez de whisky Loch Lomon, su preferido: el bonachón pero irascible capitán Haddock, cuyo nombre de pila, Archibaldo, no conoceremos hasta la última aventura de la serie, Tintín y los pícaros.

haddock

Introducido en la colección en El cangrejo de las pinzas de oro, Haddock se convierte en el inseparable compañero de aventuras de Tintín incluso después de convertirse en multimillonario en El tesoro de Rackham el Rojo y la adquisición del castillo de Moulinsart.

Típico lobo de mar, no se sabe bien si inglés, francés o belga, tocado con su gorra de marinero, impredecible, bondadoso y aventurero, si algo caracteriza a Haddock es su amplísimo vocabulario a la hora de insultar con elegancia: acaparador, cretino de los Balcanes, mercantilista, anacoluto, bachi-buzuc, descamisado, ectoplasma, antropopiteco, archipámpano, nictálope, bebe-sin-sed, giróscopo, coleóptero, zapoteca… y así podría continuar en una casi interminable lista de improperios a cual más original.

Pues bien, si quieres conocer todos y cada uno de los palabros que Haddock emplea a lo largo de la serie, siempre con una breve descripción del mismo y comprobar que, en la mayoría de las ocasiones, poco tiene que ver esa definición académica con el uso que Haddock le quiere atribuir, tienes a tu disposición este diccionario editado por Norma Editorial, 88 páginas en formato apaisado, llenas de buen humor e ilustradas con algunas de las viñetas en las que se puede conocer al capitán en todo su esplendor.

Yo ya tengo mi ejemplar y me he propuesto, a partir de ahora, insultar a diestro y siniestro. Pero, eso sí, con elegancia y sin acritud, como diría aquél.

El integral de los insultos del capitán Haddock

Albert Algoud

Norma Editorial

88 páginas

14 euros

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Anuncios

Un comentario sobre “Aprende a insultar con elegancia de la mano del capitán Haddock

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s