10 novelas de ciencia ficción: “Crónicas marcianas”, de Ray Bradbury

Mi terceracronicas marcianas lectura en este objetivo marcado para 2015 de leer (al menos, luego ya veremos), diez novelas de ciencia ficción, era obligada: las Crónicas marcianas de Ray Bradbury, publicadas de modo individual a finales de los cuarenta y conjuntamente como libro en 1950.

Son éstas las crónicas del pesimismo, de la desesperanza, de la desconfianza en la capacidad del ser humano de hacer algo bueno.

Son un canto a la desilusión, un grito contra la capacidad destructiva de la Humanidad, una crítica al analfabetismo norteamericano que solo piensa en reproducir su modo de vida allí donde va, incapaz del mínimo respeto por culturas diferentes. Como se cuenta en el relato Aunque siga brillando la Luna, que narra la cuarta y definitiva expedición:

Nosotros, los habitantes de la Tierra, tenernos un talento especial para arruinar las cosas grandes y hermosas. No pusimos quioscos de salchichas calientes en el  templo egipcio de Karnak sólo porque quedaba a trasmano y el negocio no podía dar grandes utilidades. Y Egipto es una pequeña parte de la Tierra. Pero aquí todo es antiguo y diferente. Nos instalaremos en alguna parte y lo estropearemos todo.

Crónicas marcianas es un rechazo frontal al racismo, tanto el de los terrícolas hacia los marcianos como el de los blancos hacia los negros en la sociedad estadounidense de la época, algo especialmente patente en la narración de la emigración masiva de los afroamericanos a Marte en la que un ridículo y viejo supremacista se retrata a sí mismo en su última frase de Un camino a través del aire.

Crónicas marcianas adelanta también, en el relato Usher II, lo que Bradbury desarrollará más adelante en la que tal vez sea su novela más conocida, Fahrenheit 451: su miedo por el poder de la censura y la quema de libros que supone la conocida como Gran Hoguera, con un literato de nombre Stendahl reconstruyendo la casa ideada por Poe y reproduciendo en ella los cuentos más terroríficos del de Boston.

Crónicas marcianas es la culminación de la destrucción de nuestro planeta, con el doloroso absurdo que supone contemplar cómo los robots siguen encargándose de las tareas domésticas en una acomodada casa californiana cuyos miembros han sido reducidos a cenizas en Vendrán lluvias suaves:

La fachada del oeste era negra, salvo en cinco sitios. Aquí la silueta pintada de blanco de un hombre que regaba el césped. Allí, como en una fotografía, una mujer agachada recogía unas flores. Un poco más lejos –imágenes grabadas en la madera en un momento titánico-, un niño con las manos levantadas; más arriba, la imagen de una pelota en el aire, y frente al niño, una niña, con las manos en alto, preparada para atrapar una pelota que nunca acabó de caer. Quedaban esas cinco manchas de pintura… El resto era una fina capa de carbón.

ray-bradburyA pesar de tanta desesperanza, de tanto pesimismo, todavía tiene tiempo Bradbury para regalarnos algunos momentos deliciosamente jocosos, como cuando Los hombres de la Tierra de la segunda expedición son recibidos por los marcianos con frialdad, con total indiferencia, remitiéndoles de una casa a otra hasta conseguir recluirlos en la que más les encaja: un manicomio. O con esos Adán y Eva profundamente incompatibles, los últimos habitantes de Marte en Los pueblos silenciosos, dos únicos seres humanos en un planeta, condenados a encontrarse aunque sea vía telefónica, ansiosos ambos por saber cómo será el otro y, finalmente, con un hombre huyendo de la fea y casamentera mujer como alma que lleva el diablo.

Crónicas marcianas es, finalmente, un volver a empezar, un intento desesperado de resurgir de las cenizas, de comenzar de cero a millones de kilómetros. Lo hace, lo pretende, la familia que inicia El picnic de un millón de años, relato con que se cierra el libro.

-Estoy quemando toda una manera de vivir, de la misma forma que otra manera de vivir se quema ahora en la Tierra. Perdonadme si os hablo como un político, pero al fin y al cabo soy un ex gobernador; un gobernador honesto, por eso me odiaron. La vida en la Tierra nunca fue nada bueno. La ciencia se nos adelantó demasiado, con demasiada rapidez, y la gente se extravió en una maraña mecánica, dedicándose como niños a cosas bonitas: artefactos, helicópteros, cohetes; dando importancia a lo que no tenía importancia, preocupándose por las máquinas más que por el modo de dominar las máquinas. Las guerras crecieron y crecieron y por último acabaron con la Tierra. Por eso han callado las radios. Por eso hemos huido…

Un libro, desde luego, que conviene tener siempre a mano y abrirlo de vez en cuando al azar, por cualquiera de sus paginas. Nunca decepciona, nunca deja de estar, lamentablemente, de actualidad.

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Anuncios
10 novelas de ciencia ficción: “Crónicas marcianas”, de Ray Bradbury

2 comentarios en “10 novelas de ciencia ficción: “Crónicas marcianas”, de Ray Bradbury

  1. Recuerdo que hace, uff… casi diez años, un profesor nos recomendó leer este libro en clase. No tardé mucho en decirle que yo no leía los libros que se mandaban, ya había visto que solo servía para que la gente dejara de leer y normalmente no me gustaban. Pero pensé que era un tío con criterio y le di una oportunidad. Lo leí casi del tirón. Lo llevaba a todas partes en mi mochila y recuerdo lo mucho que me gustó. Era una de las primeras veces que alguien que daba clase me recomendaba un libro que me pudiera hacer pensar, por eso, y porque indiscutiblemente es una de las obras cumbre de la novela de ciencia ficción guardo un gran recuerdo de este libro que no puedo dejar de recomendar.

    Nos seguiremos leyendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s