Reseñando “La verdadera historia de la nariz de Pinocho”, de Leif GW Persson, en Calibre .38

pinochoSin decir que sea fácil, sí que está al alcance de un buen número de autores crear un personaje atractivo con el que sea posible empatizar. Lo complicado es lo de Persson: conseguir que el lector “tolere” la existencia de un impresentable como Evert Bäckström, su existencia al menos sobre el papel porque soy consciente de que, si fuera nuestro compañero de trabajo o vecino de escalera, nuestro aprecio por él sufriría lo suyo y no digo yo que no terminase la relación en un homicidio involuntario.

¿Impresentable? ¿he dicho “impresentable”? Bueno, es una manera suave de calificarlo, la descripción quedaría más completa añadiendo chauvinista, machista, soez -véase a modo de ejemplo el cariñoso apelativo con que Bäckström se refiere a sus colgantes atributos: el supersalami-, presumido, faltón, putero, xenófobo, corrupto, egocéntrico, manipulador, embustero, egoista… Irresistible según él, enano seboso para el resto. Alguien miente, sin duda.

Lee mi reseña de la novela en Calibre .38.

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Anuncios
Reseñando “La verdadera historia de la nariz de Pinocho”, de Leif GW Persson, en Calibre .38

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s