10 novelas de ciencia ficción: “Fundación”, de Isaac Asimov

fundacion1Voy ya con la cuarta etapa de mi viaje por lo mejor de la ciencia ficción y, evidentemente, no podía faltar en mi lista de lecturas algo de uno de los considerados padres y genios del género: Isaac Asimov.

Y si en mi reto del año pasado también cayó una de este autor, ahora era el momento de dedicarme en cuerpo y alma a uno de sus trabajos más conocidos, la trilogía de la Fundación. En concreto, al primer volumen de la misma, el que se titula, simple y llanamente, Fundación.

Lo que Asimov plantea en esta primera entrega es un Imperio galáctico en franca decadencia, con capital administrativa en Trántor, y una disciplina psicocientífica (la psicohistoria) con un Hari Seldon a la cabeza que tiene la receta para evitar que la barbarie inevitable que seguirá la caída del Imperio se prolongue durante 30.000 años y se quede en unos más razonables 10 siglos.

Seldon, que sólo sobrevivirá dos años a sus profecías, lo deja todo atado y bien atado, con la constitución de una Fundación (dos en realidad, una en cada extremo de la galaxia) en el periférico planeta de Términus, encargada de confeccionar una monumental Enciclopedia y, por otra parte, con las instrucciones a seguir en cada una de las crisis que, con casi absoluta probabilidad matemática, tendrán lugar cada cierto tiempo.

Y ese “atado y bien atado” tiene un nombre bien claro: la religión de la ciencia, la maquiavélica entrega de los maravillosos  poderes atómicos a pueblos que pueden constituir una clara amenaza para la Fundación pero sin revelar sus secretos más íntimos, sin explicar sus principios sino revistiéndola de supercherías para seguir manteniendo el control de los pueblos con el poder de la superstición.

Hari Seldon es, como ves, un nuevo mesías, el salvador de la Humanidad otra vez y, como siempre, a cambio de algo: la obediencia ciega, la renuncia a las preguntas incómodas que imponen las religiones, también la religión de la ciencia.

asimov

Fundación nos presenta una serie de soberbios personajes, como por el ejemplo el primer continuador de la obra de Seldon, el todopoderoso alcalde de Términus Salvor Hardin, fantástico epigramista autor de, entre otras muchas, la famosa sentencia que dice que “La violencia es el último recurso de los incompetentes”.

O el hábil y manipulador comerciante Habor Mallow, protagonista de la última parte de este primer libro y responsable de uno de los párrafos más clarificadores de la obra de Asimov:

“Esto va más allá del dinero, o los mercados. Tenemos la ciencia del gran Hari Seldon para demostrar que el futuro imperio de la Galaxia depende de nosotros, y no podemos desviarnos del cursoque conduce a ese imperio. Nuestra religión es el instrumento más importante que tenemos para lograr ese objetivo. Con ella hemos puesto a los Cuatro Reinos bajo nuestro control, incluso en un momento que podían aplastarnos. Es el instrumento más poderoso que se conoce para controlar hombres y mundos”.

Termino esta primera parte con ganas de más -como no podía ser de otro modo, tanto la historia en sí como los personajes y la calidad narrativa de la obra lo merecen-, así que me veo ampliando un poco mi objetivo de leer 10 novelas de ciencia ficción en 2015. Al menos, me temo, dos más serán obligadas: Fundación e Imperio y Segunda Fundación.

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Anuncios
10 novelas de ciencia ficción: “Fundación”, de Isaac Asimov

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s