Reseñando «Morir no es tan fácil», de Belinda Bauer, en Calibre .38

 

Tres sensacionales personajes para una extraordinaria novela negra, tal vez la más original de cuantas he leído en los últimos cinco años. A saber:

1) Patrick Fort, estudiante de Anatomía con síndrome de Asperger que se siente -más o menos, en la medida en que su peculiaridad se lo permite- responsable de la muerte de su padre, víctima de un atropello callejero

2) Tracy Evans, auxiliar de enfermería en una unidad de pacientes en coma, calientabraguetas donde las haya y cuyo única aspiración vital es cazar a un millonario que la retire para siempre, aunque sea al marido de una de las comatosas a las que debe cuidar y

3) Sam Galen, otro de esos pacientes que apenas es capaz de articular un sonido mínimamente inteligible pero que sí puede observar cómo un doctor asesina a su compañero de habitación.

Una novela que no deberías perderte de ningún modo.

Lee mi reseña de la novela en Calibre .38

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s