Mis 5 mejores lecturas criminales de 2015

Seguimos haciendo balance del año que está a punto de terminar, y tras el que publiqué hace unos días relativo a mi actividad en Twitter, toca ahora algo más difícil: elegir las cinco mejores novelas de 2015.

Y digo difícil porque, aunque una vez más he pasado el año sin anotar todo aquello que ha caído en mis manos, habrán sido, como suele ser habitual, entre ochenta y cien novedades editoriales de género negro las que he puesto delante de mis narices.

De ellas, al menos diez o quince han sido muy notables, de todas ellas he escrito alguna reseña ya sea en Calibre .38, en este blog o en la revista Fiat Lux, tanto en su formato digital como impreso. Ahí tenéis, pues, una pista sobre cuáles han sido las más destacadas en mi opinión.

Pero diez o quince son muchas, así que me fuerzo a elegir un total de cinco, que dejo aquí, como las mejores de las mejores. Y me atrevo incluso a ordenarlas, bien entendido que las dos primeras son para mí inamovibles y las otras tres podrían colocarse en un orden diferente. Así pues (tienes el enlace a las reseñas correspondientes clicando en su título):

En el puesto número 5, Morir no es tan fácil, de Belinda Bauer. Original planteamiento, excelentes personajes, un narrador (uno de los tres) que es todo un hallazgo y humor negro para dar y vender. En mi opinión, lo más “atrevido” del año.

morir_no_es_tan_facil-belinda_bauer-baja

En el puesto número 4, mi ahijada, Este muerto no lo cargo yo, de María Clara Rueda. Y digo mi ahijada porque leí la novela (autoeditada) en 2014 y le sugerí a la autora que aquello merecía mucho más, que debía estar en una gran editorial. En Alrevés me hicieron caso y publicaron una historia tristemente divertida, la de un perdedor con todas las de la ley, como debe ser.

este-muerto-no-lo-cargo-yo

En el puesto número 3, La verdadera historia de la nariz de Pinocho, de Leif GW Persson, tal vez el único nórdico vivo que me permite disfrutar con lo que se escribe por aquellos lares. Sueco atípico, dotado de sentido del humor (casi una excepción entre aquellas gentes) y con un personaje impagable, el machista, xenófobo, egocéntrico, putero, corrupto, manipulador y encantador Evert Bäckström.

pinocho

En el puesto número 2, Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado, de Juan Ramón Biedma, autor sevillano de personal y reconocible estilo que se saca de la manga un pastiche holmesiano en el que le da la vuelta al calcetín y pone patas arriba el mundo archiconocido del detective más popular de todos los tiempos. Moriarty, por supuesto, no podía faltar a la cita.

biedma

Y, por fin, en el puesto número 1 y ratificándome en lo que dije allá por el mes de abril, cuando el año acababa de arrancar, Subsuelo, de Marcelo Luján, de lo más duro y desasosegante que he leído en todo el año, tal vez porque las situaciones más sórdidas y criminales suelen darse en familia. Por supuesto, si no la has leído, ya estás tardando y, si no te gusta, me lo dices a la cara.

subsuelo

Y eso es todo por este año, quedan algunas lecturas por terminar pero imposible que superen a las cinco elegidas. Y en 2016, más.

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Anuncios

5 comentarios sobre “Mis 5 mejores lecturas criminales de 2015

  1. Me has recordado que tengo pendiente por leer La verdadera historia de la nariz de Pinocho. Me alegra que te haya gustado tanto el de Belinda Bauer, y voy a tener que echar un vistazo a los otros tres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s