Reseñando “Maldita verdad”, de Empar Fernández, en Calibre .38

maldita-verdad-empar-fernandezSe cierra el círculo de la culpabilidad: si en La mujer que no bajó del avión una madre acompañaba a su hija al hospital tras un intento de suicidio, si en La última llamada un padre vivía atormentado por la desaparición de una hija tras haberse negado a contestar al teléfono, en Maldita verdad, Empar Fernández pone toda la carne en el asador y nos presenta a una madre, cada vez más distanciada de su hijo adolescente -cosas de la edad, se supone- en el preciso momento de encontrarlo muerto sobre su cama.

Suicidio.

Sin lugar a dudas.

Visto lo inevitable del suceso, sólo queda tratar de averiguar las razones que han llevado a un muchacho a quitarse la vida cuando debería estar disfrutando de ella. Ese es, al menos, el único motor que dará sentido a la existencia de una Olga incrédula frente a un padre -y exmarido- que prefiere dejar las cosas como están, asumir lo sucedido y tratar de seguir adelante sin volver la vista atrás.

Lee mi reseña de la novela en Calibre .38

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Anuncios
Reseñando “Maldita verdad”, de Empar Fernández, en Calibre .38

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s