“El caso Santamaria”, de Andrea Camilleri: desprestigia, que algo queda

portada_el-caso-santamaria_andrea-camilleri_201511300923La actividad literaria desplegada por Andrea Camilleri a sus 91 no es normal, como tampoco lo sería en el caso de tener 45. No, de ningún modo, su producción -por cantidad y calidad- resulta casi un insulto para quienes -mortales y normales pulsateclas- consiguen sacar adelante una novela cada año o año y medio. Que ya es mucho, por otra parte.

Así, en 2015 nos llegaban tres obras, tres, con diferentes protagonistas: la consabida y necesaria dosis de Montalbano en Un filo de luz; ese estupendo western a la siciliana que fue La banda de los Sacco; y un libro con nada menos que 39 relatos sobre mujeres y que llevaba por título, por qué complicarse, Mujeres.

Pues bien, arranca 2016 y ya a principios de febrero nos llega lo último -aunque tal vez a estas alturas de marzo tengamos que hablar de lo penúltimo- de don Andrea, de nuevo sin Montalbano, de nuevo pegado a la más rabiosa actualidad: El caso Santamaria.

Etiquetado como thriller político -yo más bien diría financiero, pero a estas alturas de la película cualquiera distingue la política de las finanzas, cuanto más turbias mejor-, Camilleri nos cuenta la historia de un metódico funcionario, Mauro Assante, encargado por sus superiores de informar sobre la situación económica real de una entidad bancaria, la Banca Santamaria, que parece no atravesar su mejor momento en lo que a solvencia se refiere.

Assante, temporalmente de Rodríguez pues su mujer e hijo han decidido irse de vacaciones para que pueda trabajar más a gusto, comienza enseguida a comprobar cómo su rutinaria y gris vida, siempre exenta de sobresaltos, se va viendo trufada de hechos, cuando menos, sorprendentes, como la visita inesperada en su domicilio de una mujer de bandera, la utilización fraudulenta de su propio vehículo, la presencia de un motorista que parece seguir sus pasos o esas llamadas telefónicas a deshora que tanto suelen desconcertar a cualquiera.

¿Casualidades? Tal vez lo puedan parecer para un hombre crédulo e inocentón como Assante, pero no para un lector avezado que no tardará en comprobar que, cuando un tipo molesta y una vez desestimados por demasiado sospechosos métodos de eliminación más expeditivos, quedan dos vías para que su trabajo no llegue a buen puerto: a) desequilibrarlo mentalmente o b) desprestigiarlo socialmente.

El caso Santamaria es una novela corta -marca de la casa Camilleri-, adictiva, pegada a la realidad que vemos a diario en prensa y televisión o que, mejor dicho, intuimos se oculta tras lo que los medios de comunicación nos quieren contar. Por si fuera poco, su desenlace es de esos que obliga al lector a descubrir su cabeza y exclamar: ¡Chapeau, señor Camilleri, con dos cojones!

El caso Santamaria

Andrea Camilleri

Trad.: Carlos Gentile Vitale

Destino

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Anuncios

Un comentario sobre ““El caso Santamaria”, de Andrea Camilleri: desprestigia, que algo queda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s