Trilogías que deberían constar de más de tres novelas: “Manguis”, de Paco Gómez Escribano

manguisAntes de que los Vaquilla, Torete, Pirri, Jaro y compañía comenzaran a hacer de las suyas a finales de los setenta y principios de los ochenta (y a quienes Paco Gómez Escribano dedicó la primera entrega de su trilogía de Canillejas en la novela Yonqui), el barrio madrileño ya apuntaba maneras en esto de los palos, consumo y tráfico de drogas y delincuencias varias. Eran los tiempos del desarrollismo franquista -con el dictador a punto de palmarla; en la cama, eso sí, como las gentes de bien-, tiempos en los que la capital empezaba a absorber como un agujero negro a las diferentes localidades que estaban dentro de su campo de gravedad. Absorber para alojar a miles de inmigrantes, no para dotarlas de servicios básicos. Absorber para especular en el futuro, abriendo, por ejemplo, bocas de metro en descampados, a gran distancia de los habitantes de aquel momento y a la espera de otros con más recursos que poblasen la zona unos años más tarde.

Buen caldo de cultivo, el de los años setenta, para ir preparando el terreno de lo que el autor nos ha contado en la citada Yonqui, en Lumpen después (escrita a cuatro manos junto al genial Luis Gutiérrez Maluenda) y en estos Manguis fundacionales que cierran la trilogía haciendo que el lector se traslade, durante unas horas de puro disfrute, al principio de todo.

Lee mi reseña de la novela en Calibre .38

Anuncios
Trilogías que deberían constar de más de tres novelas: “Manguis”, de Paco Gómez Escribano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s