Cómo reseñar todo lo que lees y no morir en el intento

libros-lluvia

Desgraciada -o afortunadamente, quién sabe- la continua lluvia que ya es chaparrón imparable de novedades editoriales que llegan a nuestras librerías hace que uno no pueda estar a todo y a todo a tiempo, posponiendo lecturas hasta que desbordan la silla en que amontono las novelas pendientes de lectura y, en otros casos, posponiendo el comentario posterior que merecen -las que lo merecen, que suelen ser las menos.

El desbordamiento lo suelo solucionar con cierta rapidez: los muchos años de lectura criminal me hacen descartar bastantes novelas con solo ver la sinopsis y biografía del autor. En caso de duda, la regla de las 20 páginas que ha comenzado a aplicar la responsable de Leer sin prisa suele confirmar las sospechas.

Vale, pudiera parecer que actúo con prejuicios, pero el tiempo suele darme la razón cuando otros lectores más disciplinados que yo se adentran en la novela e incluso la terminan aun colocándose una pinza en la nariz. Yo, lo siento, no soy tan masoca.

Más me fastidia no poder atender con la prontitud deseable aquellas otras novelas que desde un primer momento llaman mi atención, que devoro con avidez, que disfruto… y que luego tardo una eternidad en reseñar convenientemente. Sí, de acuerdo, en esos casos suelo utilizar las redes sociales para recomendarlas vivamente pero entiendo que haya quien dude de mi consejo si no lo argumento con un texto más o menos amplio.

Termina el año y es buen momento de hacer acto de contrición, de asumir mi culpa y de comprometerme, o al menos intentarlo, a reseñar -ya sea en este blog, en Calibre .38 o en otros medios al alcance de mi teclado- esa subpila de novelas, la integrada por aquellas que sí he disfrutado y no he podido -o me ha dado pereza- comentar a tiempo. Me pongo a ello a la vuelta de Reyes, lo prometo.

De las otras, de las de la sinopsis, bio y 20 páginas, seguiremos sin hablar, claro.

Anuncios

5 comentarios sobre “Cómo reseñar todo lo que lees y no morir en el intento

  1. Respecto a las “novedades” hay otro sistema: el de Rafael Sánchez Ferlosio que no lee nunca novedades y vuelve continuamente a los clásicos. Eso también es válido respecto de la novela policíaca, de intriga…

    1. No lo pongo en duda, pero hay tanto, tanto…, que, para no perderse en la vorágine, es necesario tener un criterio de selección. Además creo que “lo viejo” tiene suficiente frescor por sí solo. Pongamos a Hammett, Chandler, Collins, Faulkner (este es para releer continuamente, y no solo “Santuario”), Highsmith…, y no dejemos a Simenon al margen (aunque haya quien no le guste y lo comprendo) entre los “nuevos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s