Relato: “De esta noche no pasa”

Esta noche lo ha vuelto a hacer. Y mira que se lo he dicho cientos de veces. Porque yo podré ser buena, pero tonta, no.

Ha salido de casa, como cada noche, a eso de las ocho y media, nueve menos cuarto. Primero da un paseo breve por las calles del barrio –acostumbra a elegir las menos iluminadas–, pero siempre termina en ese café que hay a dos manzanas de aquí. Yo no le he seguido nunca, hasta ahí podíamos llegar, pero son muchos años viviendo juntos como para no saber exactamente lo que hace en cada momento. Él estará como siempre, acodado en la barra, bebiendo una cerveza y fumando uno tras otro sus apestosos cigarrillos. Ella le estará mirando a través del cristal con esa cara lánguida que tan bien sabe poner, los ojos tristes y deseando que alguien se pare a su lado y le dé unos minutos de conversación.

Luego llegará con su maldito olor a tabaco y jurando que ni siquiera ha encendido un cigarrillo; como si yo no supiera que, si no fuera por fumar, para luego iba a tener tanto interés en sacar cada noche de paseo a la perra… pero de hoy no pasa: no pienso consentir que siga trayendo ese olor asqueroso que no hay manera de arrancar de las cortinas ni gastando un bote entero de ambientador.

Anuncios

Un comentario sobre “Relato: “De esta noche no pasa”

  1. Hermoso, sobre todo por los ojos tristes pidiendo unos minutos de conversación. De su lectura se desprende una intensa soledad del fumador, de la mujer, de los ojos tristes, incluso de la perra, un comodín que se ve en casi todos los parques.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s