Reseñando “Hambre a borbotones”, de Álber Vázquez, en Calibre .38


hambreMás vale tarde que nunca, así que, aunque con unos cuantos meses de retraso respecto a la fecha de publicación, acometo finalmente la lectura de una novela que ya, desde la portada, me resulta francamente atractiva; que desde el título, me recuerda a otra –Sangre a borbotones– de Rafael Reig con la que disfruté como un enano allá a principios de siglo y que incluso me inspiró para la última de las mías, Cuestión de galones; que desde la sinopsis de la contraportada me está pidiendo a gritos: “Cómeme, cómeme”.

Y aunque uno es fiel a muerte a la novela negra, de vez en cuando conviene cambiar de miras o, cuando menos, abrir la mente a otros manjares, degustar otro tipo de libros que no respondan precisamente a los cánones establecidos, algo sumamente apreciado por alguien como servidor que, en más de una ocasión, se ha confesado admirador de las obras de género negro que pegan un puñetazo sobre la mesa y se salen descaradamente de la ortodoxia establecida.

Lee mi reseña de la novela en Calibre .38

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Anuncios

Novedad editorial: “Hambre a borbotones”, de Álber Vázquez


hambre“Elige a una chica. Elige a una chica guapa. Elige a una chica encantadora y sugestiva. Adinerada, culta, sensual e independiente. Elige todo eso y disponte a matarla. Elige a la chica equivocada y serás devorado”

Sinopsis

Hambre a borbotones es una novela fascinante. Hay terror, hay una trama policial, hay comedia, hay luminosidad, hay amor, hay sexo, hay odio, lujuria y deseos de venganza. Hay, en definitiva, todo eso que nos gusta y que hace que el mundo gire y funcione. Pero en una Thermomix a máxima potencia.

Un libro que bebe directamente de los pulps norteamericanos de principios del siglo XX, los mezcla con una buena dosis de telenovela venezolana y los salpica de abundantes lingotazos de Wes Craven, Patricia Highsmith, Andy Warhol y Sylvia Kristel.

Álber Vázquez (Rentería, 1969) ha publicado una veintena de títulos. Como si no hubiera un mañana. Es uno de los autores de novela bélica ambientada siglo XVIII más reputados del momento. Su obra Mediohombre, de la que se llevan vendidos más de veinte mil ejemplares, es probablemente la novela más plagiada de la última década. Podría decirse que todo iba como la seda si no fuera porque este subgénero es masiva y fielmente seguido por legiones de varones mayores de cincuenta años. Lo cual, para un tipo que decidió dedicarse a la literatura «sobre todo para ligar», se había convertido en un problema que necesitaba respuestas drásticas. La respuesta drástica es la novela que tienes entre las manos. Un libro distinto a todo lo que se ha publicado hasta hoy. Un libro que te golpeará en el estómago y te hará abrir los ojos como nunca antes lo has hecho.

 

Hambre a borbotones

Álber Vázquez

Expediciones Polares

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook