Archivo de la etiqueta: comic

Novela: “Matamoscas”, de Dashiell Hammett y Hans Hillman


«A Babe le gustaba Sue. A Vassos le gustaba Sue. A Sue le gustaba Babe. Y eso no agradaba a Vassos. Los celos minaron el juicio del griego…»

Sue Hambleton, una muchacha rebelde de familia acomodada, se había fugado. Harta de la ostentación de la Quinta Avenida de Nueva York, redirigió su vida hacia los callejones oscuros de una San Francisco vista desde abajo, repleta de gánsters, prostitutas e impostores. Tras su repentina desaparición, y contratado por el padre de la muchacha, el agente de la Continental —detective privado duro e implacable, arquetipo del subgénero hard boiled, creado por el propio Hammett— deberá resolver el caso.

Durante siete años, Hans Hillman, considerado el Saul Bass del cartelismo cinematográfico europeo, elaboró para Matamoscas más de doscientas cincuenta acuarelas en una extensa gama de grises. Con sus sorprendentes planos de cámara —zoom, corte, plano general, corte, primer plano—, colocó literalmente a Hollywood a la sombra del deslumbrante sol de una áspera California, abarrotada de criminales de poca monta: «Escogí Fly Paper —confesó Hillmann— a finales de 1975 de entre una lista de títulos en los que me interesaba trabajar, porque quería desarrollar un proyecto de libro que secuenciara la historia a la manera del cine. Lo que más me gusta de Matamoscas es que todo luce un poco desgastado, miserable, casi como la vida real de aquella época. No hay gente demasiado pobre o rica, no hay detectives “superhombres”, ni nada excepcional del lado de los criminales.»

Una magistral adaptación del relato de Hammett que supone, al mismo tiempo, una obra precursora de la novela gráfica —a la par que Contrato con Dios de Will Eisner— y un colosal homenaje a la ficción detectivesca.

Matamoscas
Dashiell Hammett y Hans Hilmann
Libros del Zorro Rojo

Anuncios

Cómic: “Dr. Uriel”, de Sento


El verano de 1936, Pablo Uriel, un joven de veintidós años recién licenciado en Medicina, empezaba ilusionado su andadura profesional y se enfrentaba a su primer destino como médico. En ese momento no podía ni imaginar que, de repente, su vida y la de todo el país se iba a convertir en una terrible pesadilla.

Los testimonios minúsculos, como el suyo, no suelen figurar en los grandes libros de Historia y acaban desapareciendo… Pero Sento se ha encargado de que, ochenta años después, la pequeña gran historia del doctor Uriel sea difícil de olvidar. Publicado originalmente en tres tomos –Un médico novato, Atrapado en Belchite y Vencedor y Vencido–, Doctor Uriel recopila la historia completa en este integral cuyo primer tomo ganó el Premio Internacional Fnac-Sins Entido de Novela Gráfica en 2013.

Aún en plena dictadura el doctor Uriel consiguió escribir sus memorias que vieron la luz en una pequeña edición familiar publicada en 1988, dos años antes de su muerte.
Sento Llobell, autor de la trilogía y yerno de Uriel confiesa que “cuando leí las memorias me quedé impresionado. Siempre pensé que tenía que hacerlo”.

Dr. Uriel
Sento
Astiberri

Whakoom, una ayuda genial para los amantes del cómic


Siempre me he cuestionado la utilidad de las publicaciones promocionadas (o sea, aquellas por las que pagan los anunciantes para estar muy a la vista de los usuarios) en las redes sociales. De hecho, supongo que como tú, habitualmente paso por encima sin prestarles la menor atención.

Sin embargo, hete aquí que un buen día, leyendo mi timeline de Twitter, me encuentro por tercera vez en una semana con un tuit publicado por Whakoom. Como quiera que se refiere a cómics y promete una app que me puede venir bien dado el volumen creciente de tebeos que almaceno en casa, decido hacer clic en el enlace y que sea lo que dios quiera.

Lo que me encuentro supera con creces mis expectativas: una aplicación disponible para Android e IOS y con versión de escritorio para el ordenador en la que catalogar toda mi colección. Claro, si tengo que ir añadiendo cómic a cómic los 518 títulos que a día de hoy la componen sería un auténtico peñazo, pero es que Whakoom es en realidad una inmensa base de datos en la que están incluidos TODOS (o casi todos) los tebeos editados y por editar. Así, para añadirlos a tu tebeoteca particular no tienes más que buscar el que quieres por el título e indicar que lo tienes. Listo: tendrás en tu móvil, ordenador o tablet la portada y un montón de datos (editorial, fecha, autores, sinopsis…) sobre el tebeo en cuestión.

¿Otro modo alucinante de hacerlo? Escanear el código de barras de tu ejemplar. ¿Sencillo, no?

Así, con suma facilidad, tendrás catalogada toda tu colección. Pero no se vayan todavía, aún hay más: si alguno (o muchos) de los tebeos que añades pertenecen a alguna colección (“Los muertos vivientes”, por poner un ejemplo), la aplicación te indicará si la tienes completa, cuáles te faltan o si estás al día en el caso de que no se haya cerrado, avisándote cuando esté disponible un nuevo número.

Buscándole pegas, pensé que este invento me iba a servir con los tebeos más o menos recientes pero no con aquellos, por ejemplo, que conservo como oro en paño, los Marvel de Vértice de los años setenta sin ir más lejos. Craso error, también están si bien, obviamente, no puedes escanear el código de barras porque en aquella época no existía.

¿Más utilidades? Buscar tebeos que quieres ir adquiriendo poco a poco para tener siempre a mano tu lista de los deseos. O cotillear en las colecciones o listas que otros usuarios de la aplicación han decidido compartir públicamente. O leer opiniones de esos usuarios respecto a un tebeo que te interesa. O estar al tanto de las novedades que van publicando tus editoriales favoritas. O acceder a reseñas de blogs especializados.

A mí me ha servido de mucho, demostrándome, de paso, que a veces pasar por alto los tuits promocionados es un error. Si lo pruebas, ya me dirás si te ha sido de utilidad.

 

“Filmish”, o de cómo aprenderlo todo sobre el cine a través de las viñetas


Regalos que llegan tarde (unos veinte días después del cumple) pero que constituyen todo un acierto para un aficionado al cine y los tebeos: Filmish. Un viaje gráfico por el cine, de Edward Ross, editado (fantásticamente) por Reservoir Books.

Sinopsis editorial

Filmish es un ensayo alucinante que se sirve del lenguaje del cómic para explicar con claridad cómo funciona el séptimo arte, señalar a cuántos niveles opera y articular por qué el cine es el medio creativo por excelencia de la modernidad.

Este libro es un viaje apasionante por la historia del cine en siete capítulos temáticos. Un original ensayo gráfico que sirve para iluminar las ideas que se esconden detrás de nuestras películas favoritas.

El alter ego dibujado del autor, Edward Ross, nos presenta en cada capítulo un tema particular -como el cuerpo, la arquitectura, el lenguaje- y examina para ello una muestra ecléctica de hitos cinematográficos, de Ciudadano Kane a La jungla de cristal, del Viaje a la luna a Inception, y más allá. Ningún aspecto escapa a su lúcido análisis: la censura, el diseño de decorados, la raza y la hegemonía, la propaganda, la sexualidad, etc.

«Una delicia de principio a fin… Un genial soplo de aire fresco en la literatura cinéfila.» James Smart, The Guardian

«Un sorprendente y ameno volumen que aborda los entresijos del séptimo arte en siete (quizá no sea una coincidencia) capítulos.» Álvaro Soto, Diario de León

«Filmish es un ensayo en viñetas que cuenta con una documentación exhaustiva (más de 340 películas referenciadas a lo largo de 195 páginas). La obra, dibujada en un elegante y efectivo blanco y negro, logra trasladar con éxito mucha información válida al lector.» Daniel García Nieto, El Periódico de Aragón

 

6 ladrones, 6, de la ganadería Robert Kirkman


Conrad Paulson ha sido el ladrón de ladrones (con el nombre de Redmond) por excelencia…Hasta ahora. ¿Quiénes son sus rivales? ¿Será capaz de ser más listo que ellos en su golpe más arriesgado hasta la fecha?

Serie creada por Robert Kirkman (Los muertos vivientes, El asombroso Hombre Lobo), con un mismo dibujante (Shawn Martinbrough) y varios guionistas (el más habitual, Andy Diggle) que ya ha llegado a su sexta entrega manteniendo el interés que ya despertó con la primera.

Larga vida (aunque no tanta como a los muertos, que ya empiezan a cansar) a Redmond y familia.