«El caso Santamaria», de Andrea Camilleri: desprestigia, que algo queda


portada_el-caso-santamaria_andrea-camilleri_201511300923La actividad literaria desplegada por Andrea Camilleri a sus 91 no es normal, como tampoco lo sería en el caso de tener 45. No, de ningún modo, su producción -por cantidad y calidad- resulta casi un insulto para quienes -mortales y normales pulsateclas- consiguen sacar adelante una novela cada año o año y medio. Que ya es mucho, por otra parte.

Así, en 2015 nos llegaban tres obras, tres, con diferentes protagonistas: la consabida y necesaria dosis de Montalbano en Un filo de luz; ese estupendo western a la siciliana que fue La banda de los Sacco; y un libro con nada menos que 39 relatos sobre mujeres y que llevaba por título, por qué complicarse, Mujeres.

Pues bien, arranca 2016 y ya a principios de febrero nos llega lo último -aunque tal vez a estas alturas de marzo tengamos que hablar de lo penúltimo- de don Andrea, de nuevo sin Montalbano, de nuevo pegado a la más rabiosa actualidad: El caso Santamaria.

Etiquetado como thriller político -yo más bien diría financiero, pero a estas alturas de la película cualquiera distingue la política de las finanzas, cuanto más turbias mejor-, Camilleri nos cuenta la historia de un metódico funcionario, Mauro Assante, encargado por sus superiores de informar sobre la situación económica real de una entidad bancaria, la Banca Santamaria, que parece no atravesar su mejor momento en lo que a solvencia se refiere.

Assante, temporalmente de Rodríguez pues su mujer e hijo han decidido irse de vacaciones para que pueda trabajar más a gusto, comienza enseguida a comprobar cómo su rutinaria y gris vida, siempre exenta de sobresaltos, se va viendo trufada de hechos, cuando menos, sorprendentes, como la visita inesperada en su domicilio de una mujer de bandera, la utilización fraudulenta de su propio vehículo, la presencia de un motorista que parece seguir sus pasos o esas llamadas telefónicas a deshora que tanto suelen desconcertar a cualquiera.

¿Casualidades? Tal vez lo puedan parecer para un hombre crédulo e inocentón como Assante, pero no para un lector avezado que no tardará en comprobar que, cuando un tipo molesta y una vez desestimados por demasiado sospechosos métodos de eliminación más expeditivos, quedan dos vías para que su trabajo no llegue a buen puerto: a) desequilibrarlo mentalmente o b) desprestigiarlo socialmente.

El caso Santamaria es una novela corta -marca de la casa Camilleri-, adictiva, pegada a la realidad que vemos a diario en prensa y televisión o que, mejor dicho, intuimos se oculta tras lo que los medios de comunicación nos quieren contar. Por si fuera poco, su desenlace es de esos que obliga al lector a descubrir su cabeza y exclamar: ¡Chapeau, señor Camilleri, con dos cojones!

El caso Santamaria

Andrea Camilleri

Trad.: Carlos Gentile Vitale

Destino

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Novedad editorial: «El caso Santamaria», de Andrea Camilleri


portada_el-caso-santamaria_andrea-camilleri_201511300923¿Quién se esconde tras las grandes corporaciones? ¿Quién mueve realmente los hilos de las grandes operaciones bursátiles? ¿Quién controla a los que controlan la economía? Mauro Assante es el encargado de supervisar la transparencia de los bancos italianos. Casado y con un niño pequeño, pasa el verano solo en la ciudad porque debe elaborar un complicado informe sobre un banco. Sin embargo, durantem esos días de trabajo, su rutina se ve turbada: recibe extrañas llamadas, un motorista le persigue, una atractiva chica se equivoca de piso y acaba en su casa, la misma chica con la que volverá a encontrarse dos días después… ¿o quizá no es ninguna casualidad? Mauro se verá envuelto en una turbia trama de intereses que le obligarán a replantearse totalmente su vida.

El caso Santamaria

Andrea Camilleri

Trad.: Carlos Gentile Vitale

Destino

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Novedad editorial: «El puñal», de Jorge Fernández Díaz


 

el puñalRemil, un ex combatiente negro de las Malvinas, trabaja para La Casita, uno de los departamentos más confidenciales de los servicios secretos argentinos. Él se encarga la mayor parte del tiempo de temas menores, pero el último encargo que su jefe Cálgaris le encomienda no será tan tranquilo como de costumbre. Tiene que proteger a Núria Menéndez Lugo, una abogada española que se halla temporalmente en Buenos Aires tanteando empresas del sector vinícola para la exportación de vino a España, pero pronto se desvelará como una tapadera de negocios más ambiciosos.

El puñal es una novela sobre la turbulenta relación entre un hombre y una mujer y también sobre la verdadera trastienda del poder, la narcopolítica y el crimen, que los medios no se atreven a contar. Jorge Fernández Díaz nos presenta una trama que corta el aliento y que indaga a un mismo tiempo la traición y el secreto, una rara obsesión amorosa y los intersticios de un país donde todos son corruptos porque todos tienen motivos para serlo.

El puñal

Jorge Fernández Díaz

Destino

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Novedad editorial: «El secreto de Vesalio», de Jordi Llobregat


 

el-secreto-de-vesalio-jordi-llobregat-portadaBarcelona, mayo de 1888. A pocos días de inaugurarse la primera Exposición Universal del país, aparecen los cuerpos horriblemente mutilados de varias muchachas. Sus heridas recuerdan a una antigua maldición de la ciudad largo tiempo olvidada.

Daniel Amat, joven profesor residente en Oxford, recibe la noticia de que su padre ha muerto, lo que le obliga a volver a Barcelona después de años de ausencia. A partir de ese momento, se verá arrastrado a la persecución de un despiadado asesino mientras se enfrenta a las consecuencias de su propio pasado.

Bernat Fleixa, reportero del Correo de Barcelona, cuyo único interés es conseguir una noticia que le haga famoso, y Pau Gilbert, un enigmático estudiante de medicina que oculta un secreto, se unirán a Amat en busca de un antiguo manuscrito anatómico que puede cambiar la historia del conocimiento y que resulta ser el principal objetivo del asesino.

Secretos, traiciones y pasiones prohibidas en la Barcelona convulsa y fascinante de finales de siglo XIX, donde nada es lo que parece, ni nadie está a salvo del pasado.

El secreto de Vesalio

Jordi Llobregat

Destino

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

«La banda de los Sacco», un western al estilo Camilleri, un western al estilo siciliano


saccoVuelve Camilleri a las librerías y en esta ocasión deja que Montalbano descanse en su querida Vigàta, que se relaje nadando en las aguas de Marinella, que trate de hacer una vez más las paces (aunque sea vía telefónica) con Livia.

Vuelve el de Porto Empedocle y lo hace con una de esas historias que de vez en cuando nos regala sobre la Sicilia de finales del XIX y principios del XX, esa Sicilia pobre como las ratas en la que la mafia (todavía no organizada como la empresa que conocemos hoy sino como modo de vida) comienza a echar a andar.

Para ello, se sirve de unos hechos tristemente reales: que nadie afronte la lectura de esta obra como si de una novela se tratase pues el autor deja poco hueco a su imaginación y se conduce como lo haría un periodista que se limitara a narrar unos hechos del modo más objetivo posible. La historia, los hechos reales en que se basa La banda de los Sacco, se nutre de los recuerdos, de las cartas, de las fotografías y documentación conservada por Giovanni Sacco, hijo de Girolamo y nieto de Luigi Sacco, patriarca este último de la familia y detonante de los tristes sucesos que aquí se cuentan.

“Esta historia, absolutamente auténtica, he podido escribirla sólo porque Giovanni Sacco, uno de los seis hijos de Girolamo, me ha invitado a contar las vicisitudes de su familia y me ha proporcionado documentos oficiales, escritos familiares y también las actas del proceso. He intentado contar, a través de este «western de la Cosa Nostra», para usar un título de Sciascia, cómo la mafia no sólo mata, sino que, allí donde el Estado está ausente, también condiciona y trastorna irreparablemente la vida de las personas”, asegura el autor.

Luigi Sacco es socialista convencido (toda la familia lo será), un hombre que se considera libre en un pueblo, Raffadali, en el que todo hijo de vecino debe aportar parte de sus beneficios a la mafia local, a los hombres que han decidido sustituir al Estado, a quienes imponen su ley por encima de la que tratan de aplicar los carabinieri. Y la desgracia de Luigi comienza el día en que recibe una carta exigiéndole el diezmo y se niega a entregarlo. El día en que tratan de robarle para que sepa quién manda y decide recurrir a las fuerzas policiales, algo absolutamente impensable.

alfonso-salvatore-giovanni
Los hermanos Alfonso, Salvatore y Giovanni Sacco

A partir de ahí, el calvario que supone que todos sus vecinos le den la espalda, que todo se vuelva en su contra con denuncias falsas y testigos que mienten, que parte de sus seis hijos (Vincenzo, Salvatore, Giovanni, Girolamo, Filomena y Alfonso) deban echarse al monte, renunciar a su siempre honrado modo de ganarse el sustento y disponerse a defenderse, un día tras otro, de mafiosos, carabinieri y fascistas.

Una historia, real y triste, que termina con varios de ellos en prisión, condenados a la perpetua en 1928 y de la que sólo saldrán mediados los años sesenta.

Sin haber cometido delito alguno, tal vez alguna muerte en legítima defensa.

La banda de los Sacco, obviando el hecho ya citado de que no se trata de una obra de ficción sino de la simple narración de unos hechos contrastados, se disfruta de principio a fin, 180 páginas de un Camilleri muy alejado del que solemos ver en las novelas de Montalbano pero manteniendo el pulso, la agilidad que le caracteriza y sirviendo, una vez más, para reflejar la lamentable realidad cotidiana de la Silicia profunda.

La banda de los Sacco

Andrea Camilleri

Trad.: Juan Carlos Gentile Vitale

Destino

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Novedad editorial: «La banda de los Sacco», de Andrea Camilleri


saccoUn western mafioso de sangre y venganza de la mano del maestro de la novela negra italiana: Andrea Camilleri. La historia real de una injusticia cometida sobre la familia Sacco por parte del sistema mafioso.

Raffadali, Sicilia, años veinte. Los hermanos Sacco son hombres libres, de ideas socialistas;son hombres hechos a sí mismos a quienes su padre Luigi inculcó la cultura deltrabajo y el respeto a los demás. La vida cambia de repente cuando, una mañana, el mayor de ellos recibe una carta anónima, luego otra, y luego sufre un intento de robo.

Luigi Sacco lo denuncia a los carabinieri, pero éstos se encuentran totalmente desorientados:nadie antes se ha atrevido a denunciar a la Mafia. A los Sacco no les queda más remedioque defenderse ellos mismos. De la mafia y de la policía, de sus paisanos cómplices delos traidores y de las autoridades.

La banda de los Sacco

Andrea Camilleri

Trad.: Juan Carlos Gentile Vitale

Destino

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Ofrenda a la tormenta de Dolores Redondo – Booktrailer


seguirengplus

«Un reloj por corazón», el excelente debut de Peter Swanson en la novela negra


Un reloj por corazón - Peter SwansonHay novelas que te entran, literalmente, por los ojos. El ejemplo más reciente, en mi caso, Un reloj por corazón, la primera novela del norteamericano Peter Swanson editada en España por Destino: es abrir el buzón, rasgar el sobre, encontrarme cara a cara con unos intensos ojos verdes y decirme “esto me va a gustar, sin duda alguna”.

La portada, insisto, es excelente, al menos para un amante del pulp como yo. La sinopsis de contraportada, prometedora. El interior…

El interior no desmerece en absoluto, con un arranque un tanto enigmático que ya te pone en alerta y la presentación, casi de inmediato, del protagonista masculino de la trama, George Foss, un tipo que se acerca a los cuarenta y que trabaja como contable de una importante revista literaria desde hace casi dos décadas.

Y casi dos décadas le separan del día que conoció a Audrey Beck en un colegio mayor, su primer amor, ése que nunca se olvida a pesar de que te abandone en muy extrañas circunstancias. Veinte años transcurridos desde entonces, veinte años en los que cada día ha creído reconocer a Audrey Beck -ahora con su nombre auténtico, Liana Decter– en muchas de las mujeres que se cruzan a su paso, en la melena de una, en los ojos de otra, en la altiva forma de caminar de una tercera.

Pero ninguna de ellas, por supuesto, es Audrey-Liana.

Hasta que, por fin, la encuentra. O, más bien, es Audrey-Liana quien le encuentra a él, aunque ahora se hace llamar Jane Byrne. Y Audrey-Liana-Jane, de la que George sabe que está en busca y captura por una acusación de asesinato, tiene un grave problema. Y cuando tu primer amor tiene un problema, ¿a qué hombre no le sale el caballero andante que guarda en su interior aunque sepa que está siendo vilmente utilizado y que lo que debe hacer puede entrañar serios peligros?

La novela, excelentemente estructurada, transcurre en dos momentos y espacios diferentes pero con los mismos protagonistas -Liana y George postadolescentes en una universidad sureña y Liana y George adultos por las calles de Boston-, dosificando ambas narraciones con maestría de modo que, cuando se interrumpe una de ellas estás tentado de hacer trampas y saltarte el siguiente capítulo -desarrollado en la actualidad- para ver en qué desemboca todo aquello.

No lo hagas, por favor, cada cosa en su debido momento.

Dos historias complementarias a cual más interesante, sorprendente e imprevisible. Una Liana de la que, desde el principio, uno sabe que no es trigo limpio; un George al que no es difícil identificar como el típico Pagafantas, aunque en su caso sí obtenga beneficio sexual de sus buenas pero no tan desinteresadas acciones; y un desenlace perfecto para un complicado rompecabezas en el que todo termina por encajar.

O tal vez no, que cada cual lo decida por sí mismo.

seguirengplus

Novedad editorial: «Un reloj por corazón», de Peter Swanson


Un reloj por corazón - Peter SwansonUn viernes cualquiera, la tranquila y predecible vida de George Foss da un giro inesperado cuando una preciosa joven entra y se sienta en el bar que él frecuenta habitualmente. No es otra que Liana, una mujer que desapareció de su vida veinte años atrás. Pero Liana Dector no es sólo una exnovia, o el gran amor de su vida, sino que esconde un peligroso enigma que la vincula a un asesinato a sangre fría. Ha vuelto, y necesita desesperadamente la ayuda de George. Debe una gran cantidad de dinero, y George es el único que puede devolverlo. Es sólo un favor, unas horas de su tiempo, y se volverá a marchar. George sabe que lo que debería hacer es no abrir esa puerta, pero no puede evitar tomar una decisión que le sumergirá en un torbellino de mentiras, secretos, traición y asesinatos del que no hay escapatoria. Aunque creamos que no nos pasará, el pasado está ahí, y siempre vuelve.

Fantástica novela negra en la que nada es lo que parece. Como en las novelas de Verdon, Swanson nos presenta un puzle muy bien construido que juega con el lector, sin dar nada por sentado. Se han comprado los derechos de la novela para el cine.

Un reloj por corazón
Peter Swanson
Trad.: Santiago del Rey
Destino
seguirengplus

Cuando el mayordomo no es el asesino


S. S. Van Dine dejó ya dicho en 1928, en la undécima de sus reglas para escribir una novela policial, lo siguiente:

11.- El autor nunca debe elegir al criminal entre el personal doméstico: valet, lacayo, cocinero u otros. Hay que evitarlo por principio, porque es una solución demasiado fácil. El culpable debe ser alguien que valga la pena.

Marco Malvaldi (Pisa, 1974) toma buena nota de esta regla y nos entrega una novela en la que, al menos, ya podemos descartar a un sospechoso, porque cuando el mayordomo es el asesinado -como se dice en el propio título- difícilmente puede ser el asesino. Bueno, tal vez para la tía Agatha sería posible, pero para nadie más. Seguro.

Me refiero, claro, a El caso del mayordomo asesinado (Destino), una divertida y corrosiva novela con la que pasar un par de tardes francamente memorables.

el-caso-del-mayordomo-asesinado

1895. Pellegrino Artusi es un gastrónomo que ha convertido en best seller su libro de recetas, motivo por el cual -aparentemente- es invitado por Alinaro Bonaiuti, barón de Roccapendente, a pasar un fin de semana en su castillo de la Maremma toscana. Allí, además de poder degustar los suculentos platos preparados por la cocinera -que es de lo que se trataba-, Artusi tendrá ocasión de conocer a fondo a la familia de Alinaro: la señora baronesa madre que corta el bacalao desde su silla de ruedas, sus inútiles y puteros hijos Gaddo y Lapo«Una de las maldiciones más comunes para los hombres poderosos es la de tener un hijo tonto»-, su hija Cecilia y, por si fuera poco, las dos primas solteronas del barón.

Con el numeroso personal de servicio y Fabrizio Ciceri, fotógrafo famoso que también ha sido invitado por el barón, ya tenemos completa la plantilla que nos hará disfrutar de lo lindo. Bueno, completa del todo, no, que nos falta el inefable inspector Artistico, personaje singular donde los haya encargado de investigar la muerte del mayordomo Teodoro.

marco malvaldi
Marco Malvaldi

Elementos más que suficientes para montar una historia de poco más de 200 páginas tremendamente divertida -inevitable soltar alguna carcajada de vez en cuando-, inteligente, irónica, mordaz, original y decadente, con su nobleza venida a menos, su mayordomo, su veneno, su habitación cerrada…

Pero eso no es todo, porque uno de los recursos mejor utilizados por el autor para redondear su crítica a la época en que ambienta la novela y sus costumbres es la elección de un narrador actual que se permite aventurar -juega con ventaja, por supuesto- cómo será la Italia de un siglo más tarde, así como los frecuentes guiños realizados al lector en una eficaz búsqueda de su complicidad, con lo que consigue que la entrega de este -al menos en mi caso- sea absoluta.

A S. S. Van Dine, a pesar de seguir sus leyes casi fielmente, no sé si le habría gustado. A Agatha Christie, quién sabe. A mí, desde luego, me ha encantado de principio a fin.

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla en tus redes sociales. Gracias