Libros de saldo: Nicholas Blake


Cecil Day-Lewis (27 de abril de 1904 – 22 de mayo de 1972), fue un poeta irlandés, alumno y después profesor de la Universidad de Oxford.

Cecil Day-Lewis fue, lo habrás adivinado si no lo sabías ya, padre del actor Daniel Day-Lewis.

Y, por la parte que nos toca, Cecil Day-Lewis fue Nicholas Blake.

Entre 1945 y 1967 escribió con este seudónimo un total de quince novelas con el detective aficionado Nigel Strangeways como protagonista. Dos de ellas están en casa: La bestia debe morir (la tengo en Club del Misterio y recuerdo que cuando la leí fue una de las que más me impactó de toda la colección, con ese escritor de novelas policíacas obsesionado con encontrar al tipo que atropelló a su hijo y se dio luego a la fuga) y Los toneles de la muerte, si mis datos no me fallan una de las novelas negras más antiguas que conservo, edición argentina de El Séptimo Círculo (sí, aquella mítica colección dirigida por Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares) de 1945.

Hela aquí.

nicholas blake los toneles de la muerte subida
Los toneles de la muerte. Nicholas Blake. Colección El Séptimo Círculo, Ed. Emecé Argentina, 1945

firma-twitter-peq

Libros de saldo: Peter Cheyney


Echando un vistazo rápido a mis estanterías criminales y tratando de hacer un ranking de autores más presentes, descubro que Simenon encabeza la clasificación con 68 títulos diferentes, seguido de cerca por la tía Agatha con 59 y, en tercera posición, Patricia Highsmith, presente en 32 ocasiones.

Un poco descolgada, Sue Grafton, con veinte letras de su alfabeto -de la A a la T-; con 14 novelas, Juan Madrid; y ya con 10, Lawrence Block y Donald Westlake, aunque de este último debería añadir otras 3 firmadas como Richard Stark y tal vez alguna más perdida por ahí con alguno de sus otros muchos seudónimos.

El siguiente bloque es más numeroso, pues con 7 estarían Raúl Argemí, Fredric Brown, David Goodis, Hammett, Chandler, Stuart Kaminsky… y Peter Cheyney, el autor que, por otra parte, más se repite entre mis libros de saldo (si exceptuamos los muchos de Maigret adquiridos en mercadillos callejeros, la inmensa mayoría de los 68 títulos mencionados al principio).

Nacido en 1896, primero poeta y autor teatral, decidió un buen día escribir en clave criminal y se sacó de la manga varios personajes interesantes, entre los que destacan Lemmy Caution y Slim Callaghan. Y con Lemmy Caution como protagonista se hicieron unas cuantas películas francesas, la más exitosa de ellas Alphaville, de Jean-Luc Godard, ganadora del Oso de Oro de Berlín en 1965.

Siete de Cheyney, digo, repartidas entre diferentes editoriales, si bien cuatro de ellas en Ediciones G. P. Policíaca, las cuatro publicadas en 1957 y 1958. Te las dejo aquí.

peter cheney caution subida
Mr. Caution – Mr. Callaghan. Peter Cheyney. Ediciones G.P., G.P. Policíaca 1958
peter cheney huracan bahamas subida
Huracán en Las Bahamas. Peter Cheyney. Ediciones G.P., G.P. Policíaca 1958
peter cheney la carta imcompleta subida
La carta incompleta. Peter Cheyney. Ediciones G.P., G.P. Policíaca 1957
peter cheney no ofendas a una dama subida
No ofendas a una dama. Peter Cheyney. Ediciones G.P., G.P. Policíaca 1958

firma-twitter-peq

Libros de saldo: Erle Stanley Gardner


Abogado y escritor, Erle Stanley Gardner firmó decenas de novelas policíacas con su propio nombre o con seudónimos como A. A. Fair, Kyle Corning, Carleton Kendrake y otros.

También fueron varios los personajes creados a lo largo de su carrera, como Bertha Cool, Lester Leith -parodia del Lord Peter Wimsey de Dorothy L. Sayers- o Ken Corning, este último la base para desarrollar el que le dio la fama: el abogado detective Perry Mason, protagonista de unas ochenta novelas, todas ellas -si no me equivoco- tituladas como El caso de…

Varios de esos casos -así como varias de las firmadas como A. A. Fair- están por casa acumulando polvo una vez rescatadas de mercadillos callejeros, saraos de beneficiencia e incluso algún contenedor de papel para reciclar. Para muestra, cinco botones.

erle stanley gardner culpable subida
¿¡Culpable!? o… Erle Stanley Gardner. Novaro (México) 1970
erle stanley gardner el caso de la lampara humeante subida
El caso de la lámpara humeante. Erle Stanley Gardner. Gerpla Colección El Búho 1958
erle stanley gardner el caso de la viuda peligrosa subida
El caso de la viuda peligrosa. Erle Stanley Gardner. Molino Biblioteca Oro 1960
erle stanley gardner esposa bigama subida
El caso de la esposa bígama. Erle Stanley Gardner. Ediciones G.P., G.P. Policíaca 1964
erle stanley gardner los tramposos subida
Los tramposos no pueden cambiar sus fichas. Erle Stanley Gardner. Novaro (México) 1967

Si te ha gustado esta entrada ¿me echas un cable compartiéndola en tus redes sociales? Gracias

Libros de saldo: Duncan M. Cody


¿Te suena un tal Antonio Vera Ramírez? ¿No?

¿Y Lou Carrigan? Igual este sí, pues fue nada más y nada menos que autor de cientos de novelas publicadas por Bruguera, Rollán (igual que esta otra de un tal Eirik Jarber que tienes aquí) y otras editoriales, habitualmente con la leyenda impresa de «traducida del inglés».

Bien, Antonio Vera Ramírez y Lou Carrigan eran, evidentemente, la misma persona, el escritor obligado a jornadas maratonianas de trabajo con las que abastecer a las editoriales, semana sí y semana también, de aquellas novelas de a duro de la época.

Antonio Vera abandonó pronto su trabajo en una sucursal bancaria para dedicarse en cuerpo y máquina de escribir a inventar historias. Y tenía un hermano, Francisco (Vera Ramírez, of course), que también le dio lo suyo a la tecla. Menos que Antonio pero no peor.

Como Antonio, Francisco también adoptó uno de esos seudónimos ingleses que tanto gustaban para firmar sus novelas. Dos seudónimos en realidad: Duncan M. Cody y Mortimer Cody.

Con el primero de ellos escribió, entre otras, la novela que te dejo aquí, una de tantas encontradas en rastrillos callejeros y compradas más por curiosidad y coleccionismo que por necesidad de leerla.

duncan mcody la musa voluble subida
La musa voluble. Duncan M. Cody. Editorial Rollán 1964

 

Sigue las actualizaciones del blog en Twitter y Google+

Libros de saldo: Noël Calef


Nissim Calef, más conocido como Noël Calef, nació en Bulgaria en 1907. Murió 61 años más tarde en Francia y en francés escribió toda su obra, unas veinte novelas en total.

Un puñado de ellas, policíacas. La que tengo yo –Ascensor para el patíbulo– y cuya portada dejo aquí es de 1956, publicada en España en 1958.

Aunque quizás no la hayas leído, tal vez sí hayas visto la película que dirigió en 1957 Louis Malle basada en ella: Ascensor para el cadalso, con Maurice Ronet y Jeanne Moreau de protagonistas, Lino Ventura como policía encargado de la investigación de turno y Miles Davis, que casualmente andaba por París en aquel entonces, como compositor de la fantástica y jazzística banda sonora.

Novela difícil de encontrar en librerías, película que no abunda en videoclubes, merece la pena buscarlas. Ambas. O, al menos, una de ellas.

noel calef ascensor subida

 

Sigue las actualizaciones del blog en Twitter y Google+

Libros de saldo: Leslie Charteris


leslie charteris
Leslie Charteris (12 de mayo de 1907 – 15 de abril de 1993)

Leslie Charles Bowyer-Yin, hijo de chino e inglesa y más conocido como Leslie Charteris. Y más conocido todavía como el padre de Simon Templar, más conocido éste como El Santo (reconocible a su vez en la pantalla por el careto de Roger Moore, aunque hubo otros actores que interpretaron el mismo personaje).

Decenas de novelas, películas, larguísima serie televisiva protagonizada por el citado Moore… Unos cuantos de los títulos de la serie andan por casa, acumulando polvo como procede. El de más solera, El Santo en Nueva York, del año 1948.

Dejo aquí tres de los más antiguos que conservo. Y dejo también una confesión: recuerdo haber visto la serie en televisión (quién no de entre aquellos que rondamos la cincuentena), pero no recuerdo haber leído ninguna de las novelas.

Algún verano, tal vez.

leslie charteris el santo en ny subida
El Santo en Nueva York. Leslie Charteris. Ed. Molino Selecciones de Biblioteca Oro, 1948
leslie charteris era un dama subida
Era una dama. Leslie Charteris. Ed. Bruguera, 1965

 

Sigue las actualizaciones del blog en mi Twitter

Libros de saldo: Eirik Jarber


Un buen día me da por buscar información acerca de un tal Eirik Jarber, autor de una de esas novelas más bien viejotas que tengo por casa. En concreto, la titulada El bosque y el ratón, publicada por Editorial Rollán en 1966.

Imagino al autor, con ese nombre terminado en k, como alguno de los precursores del boom de la novela negra nórdica, anterior incluso a los conocidos e imprescindibles Sjöwall y Wahlöö. Aunque claro, lo lógico es que, en ese caso, su apellido terminase en sson, como mandan los cánones. Además, si tal fuera el caso, seguramente alguna editorial avispada ya estaría aprovechando el tirón sueco y nos lo estaría reeditando como el «verdadero creador de la novela negra que llegó del hielo».

Ni lo uno ni lo otro, ni sson ni reedición. Algo falla, entonces.

eirik jarber el bosque y el ratón subida
El bosque y el ratón. Eirik Jarber. Editorial Rollán 1966

Busco en el Google que todo lo ve y compruebo que ni de Estocolmo, ni de Oslo o alrededores. ¡De Cascante, Navarra, de toda la vida!

Criado en Zaragoza, eso sí -medio paisano, entonces-, alumno de la Academia General Militar y militar propiamente dicho después. Y, claro, escritor en sus ratos libres que, por cierto, debían de ser muchos. Porque solo así se comprende que don Enrique Jarnés Bergua llegase a utilizar tantos seudónimos con los que escribir su extensa obra que abarcó la novela rosa, de ciencia ficción, policíaca, del oeste…

Enrique Jarnés Bergua. Cascante, Navarra, 1919.

O, si lo prefieres, E.J. Berg, E. Jarber, Henry Harber, Enrique Járber, Eirick Járber, L.T. Meade, Al Piemont y Jim Mohave.

Y es que, como suele decirse, las apariencias engañan.

Si te ha gustado esta entrada ¿me echas un cable compartiéndola en tus redes sociales? Gracias

 

Libros de saldo: Edgar Wallace


Edgar Wallace
Edgar Wallace (1 de abril de 1875 – 10 de febrero de 1932)

Edgar Wallace es otro de esos prolíficos autores que lo mismo le daban a la novela, al relato, a la poesía incluso y que están representados en mi particular librería criminal con varios títulos (dos en la colección Club del Misterio de Bruguera, uno comprado junto con El País y otro de la Editorial Molino), alguno de ellos francamente interesantes si bien leídos con el respeto y la precaución que merecen textos de principios del siglo XX escritos con unos parámetros muy alejados de los que se llevan actualmente. En este caso, los títulos que conservo como oro en paño son El secreto del alfiler, El hombre siniestro, La gente terrible (mi favorito) y este La celda de la muerte que, creo, es el que más canas peina. De mi misma quinta, por cierto.

Biografía en Wikipedia

edgar wallace la celda de la muerte subida
La celda de la muerte. Edgar Wallace. Editorial Molino Biblioteca Oro 1964

 

Sigue las actualizaciones del blog en mi Twitter

Libros de saldo: la superagente Oh Oh Sex


Ni idea de cómo llegó a casa esta novelita de un tal Rod Gray y con una protagonista que lo mismo podría salir en una peli de James Bond que marcarse unos bailes con el ballet Zoom de TVE, la Superagente Oh Oh Sex. Si te descuidas, igual hasta la encontré en el rastrillo de alguna parroquia, que con los curas nunca se sabe, supongo que leerán otras cosas además de la homilía dominical.

En todo caso, no la he leído, solo la cojo de vez en cuando para quitarle el polvo (sin segundas) y la vuelvo a colocar en el rincón de las reliquias de saldo. Tampoco he visto por ahí más títulos a la venta, aunque en internet sí se encuentra algo más sobre el tal Rod Gray, todo ello en una línea bastante similar. Al menos en cuanto a portadas, claro.

rod gray dame ventaja subida
Dame ventaja, cariño (la superagente Oh Oh Sex). Rod Gray. Ediciones Aura, 1981

Si te ha gustado esta entrada, compártela en tus redes sociales

firma twitter peqgplus firma

Libros de saldo: comisario Sanantonio


PARIS: DEATH OF FREDERIC DARD ON JUNE 2000PIC: FREDERIC DARD FAMOUS WRITER OF "SAN A
Frédéric Dard (29 de junio de 1921 – 6 de junio de 2000)

Antoine San-Antonio (o Sanantonio, como prefieras), autor, protagonista y narrador en primera persona de cerca de 200 novelas escritas todas ellas en la segunda mitad del siglo XX, aunque tras ese San-Antonio (o Sanantonio, insisto) hubiera otro nombre, el del escritor francés Frédéric Dard, autor de otro montón igualmente insultante de novelas.

Reaccionario, chulo, machista, homófobo (como Torrente); elegante, exitoso con las mujeres y muy divertido (a diferencia de Torrente).

Por casa andan estas dos novelitas adquiridas, si no recuerdo mal, en un rastrillo benéfico de Zaragoza, de esos que se organizan a finales de año, antes de las entrañables fiestas navideñas.

También, obtenidas por otros medios, títulos firmados directamente por Dard como Armas para la eternidad y ¡Votad a Berurier! (las dos en el mismo número del Club del Misterio) o El montacargas, pero eso ya es otra historia.

Si quieres más información sobre Sanantonio-Dard, siempre puedes recurrir al imprescindible blog Mis detectives favoritos.

sanantonio 1 subida
¡Bravo, doctor Beru! Comisario Sanantonio. Bruguera, 1973
sanantonio 2 subida
Balazos a «go-go». Comisario Sanantonio. Bruguera, 1973

Sigue las actualizaciones del blog en mi Twitter