Insta-reseñando “Abbie”, de Sergi Escudero


 

Abbie es la primera novela publicada por Sergi Escudero, barcelonés y periodista freelance para diversos medios, entre ellos Vice Spain o el suplemento Cultura/s de La Vanguardia. Abbie es, también, el nombre de un bar clandestino ubicado en un piso de la Barceloneta -no todo van a ser apartamentos de alquiler para turistas-, abierto por un camionero retirado que quiere pasar los últimos días de su vida laboral haciendo algo muy diferente a lo que le ha dado de comer durante varias décadas.

En él se dan cita personajes variopintos, unos de paso y otros pertenecientes a esa parroquia fija que cualquiera de nosotros puede encontrar en cualquiera de los bares que hemos convertido en nuestra segunda residencia. La absenta corre como el agua, también los porros, el ácido, las buenas conversaciones y la ausencia de tabúes que permite que, en el momento más insospechado, alguno (a) de los habituales te invite a participar en una partida de strip poker. ¿Cómo negarse ante la insistencia y, por qué no decirlo, el imponente cuerpo de una muchacha como la que acaba de sentarse a tu lado?

Uno de esos clientes fijos es Marc Samper, periodista que malvive como puede con artículos por los que recibe cuatro perras. Hasta que a su buzón de correo electrónico llega el búfalo blanco que todo periodista espera en forma de anónimos detallando con pelos y señales el cómo y porqué de una trama de corrupción internacional en la que están implicados altos -muy altos- cargos del Gobierno.

¿Por qué a él? ¿Con qué intención? Y, lo más importante, ¿dónde publicar la información cuando todos los medios están sometidos al poder político a través de directivos y publicidad institucional, por ejemplo?

La novela, breve -quizás demasiado-, se lee bien, mantiene el interés por la trama y personajes, también por ese Abbie que es uno más de entre todos ellos. Una historia bien narrada que tal vez padezca del mal que suele aquejar a muchas primeras novelas: el deseo del autor de contar demasiadas cosas -cuando una novela debe, en mi opinión, centrarse en un único tema, tiempo habrá para desarrollar otros- en pocas páginas, lo que da lugar a que no se saque todo el partido que merecen algunos personajes y esa trama de corrupción política de la que hablamos y que podría ser el hilo conductor de la novela quede algo diluida y resuelta con demasiada precipitación.

Instagram

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Novedad editorial: “Abbie”, de Sergi Escudero


 

abbieJordi Romero es un camionero retirado que decide abrir un bar en las profundidades del barrio de La Barceloneta, el barrio marinero de Barcelona, para pasar de la mejor manera posible la última etapa de su vida. En el Abbie, una mezcla de bar parisino de los años 20, un club privado y un bar clandestino, todo está permitido. Desde el consumo de porros o LSD hasta los strip poker. Allí se reúnen habitualmente personas con historias muy diversas detrás pero que comparten ganas de alejarse de la monotonía y de las miserias de la sociedad contemporánea. Una de ellas es Marc Samper, un joven periodista al que los políticos no le hacen caso y que a duras penas consigue tener un sueldo para vivir en un viejo piso compartido con otros jóvenes en una situación tan precaria como la suya. Pero un día su realidad cambia gracias a unos correos anónimos que le informan de un caso de corrupción que implica a los altos cargos del Gobierno. ¿Por qué la fuente le ha escogido a él? Lo desconoce. A partir de ese momento tendrá que luchar contra las cloacas políticas y de los medios de comunicación para sacar a la luz la información. Mientras tanto, historias de celos, de superación y de amor se entremezclarán en una atmósfera en la que nadie será quién parece ser.

Abbie es una descripción de la sociedad actual, llena de intereses oscuros e ilegalidades en las sombras del poder, y precariedad en la gente corriente. También es una crítica a los medios de comunicación y una reexión sobre la Barcelona actual.

Abbie

Sergi Escudero

Ediciones Alfar

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook