¿Que todavía no has leído “From Hell”? Hombre, por dios…


Pues esto mismo es lo que a mí me habían dicho ya en más de una ocasión, y creo que fue en la última edición de Bruma Negra en Plentzia (allá a finales de junio del presente año) cuando el tebeo de Moore y Campbell salió a relucir en una de las mesas, la que se dedicó a los crímenes de época.

Debidamente avergonzado, decidí poner fin a tamaño dislate y From Hell fue uno de los primeros títulos que pasaron a engrosar la lista de imprescindibles que confeccioné en pleno verano con la intención de ir adquiriéndolos poco a poco (o mucho a mucho, que cuando me pongo no tengo freno) a la vuelta de vacaciones. Finalmente, no esperé, y el tocho de casi 600 páginas cayó en mi poder a finales de julio, listo para ser degustado a lo largo del mes de agosto.

Lo que me encontré superó con creces mis expectativas, porque esperaba el simple relato de una investigación policial, una versión más de algo sumamente conocido y lo que encuentro es mucho más, empezando porque la versión de los hechos no es precisamente original sino una de las clásicas (con el médico de la familia real cambiando su papel de matasanos por el de mataputas) ni falta que le hace: esa versión archiconocida es más que suficiente para soportar lo que el complejo guion de Alan Moore quiere plasmar.

Lo que me encuentro es el retrato de cómo debió ser la cara más sucia de la sociedad victoriana, con esos sórdidos barrios obreros a los que tanto bien hace el dibujo un tanto apresurado, deslavazado, sumamente ennegrecido de Eddie Campbell.

Lo que me encuentro es con la corrupción policial, con un cuerpo supeditado totalmente al poder ejecutivo y a la real influencia del que emerge una cabeza íntegra como la del investigador encargado del caso, Frederick Abberline. Un Abberline, todo hay que decirlo, no tan íntegro como pueda parecer pero sí dado al arrepentimiento final al asumir su parte de culpa en el proceso investigador.

Lo que me encuentro es a un William Gull desatado, fiel cumplidor del encargo recibido, enloquecido por la sangre que hace derramar, trastornado con sus juegos y teorías masónicas y respetado más que temido por un Netley (el cooperador necesario en sus desmanes) que finalmente acaba temiéndole como al mismo demonio más que respetándole como el caballero que parecía ser.

Lo que me encuentro es a un montón de personajes históricos que, con sus cameos, contribuyen a situar la narración en la época en que se desarrolla así como a explicar algunos de los comportamientos de los protagonistas del cómic.

Lo que me encuentro, cuando ya pensaba que desgraciadamente había terminado la lectura, es con un voluminoso apartado de apéndices necesarios que explican lo que acabo de disfrutar, que cuentan el proceso creativo del protagonista y que te obligan -bendita obligación- a releer el tebeo desde el principio, prestando atención a los detalles que se habían escapado en una primera lectura, tanto en el apartado del texto como en el del dibujo.

Lo que me encuentro en un tebeo complejo, que requiere cierto esfuerzo, siendo esto tal vez lo que haga que se disfrute todavía más.

Y ahora, si eres de los que, como yo, habían oído hablar del tebeo pero todavía no lo habían degustado, ya sabes lo que debes hacer sin dejar pasar mucho tiempo.

Anuncios

10 tebeos (o muchísimos más) que debería leer antes de palmar


Decíamos ayer que hubo un tiempo bastante lejano (cuando todavía existía la EGB y yo era uno de sus alumnos) en el que los tipos con mallas se convirtieron en parte de mi familia, ocupando un lugar privilegiado elementos como el estudiante Peter Parker, el doctor Bruce Banner (conocido entonces como La Masa), el abogado ciego Matt Murdock (por aquel tiempo Dan Defensor, supongo que no encontraron nada que pudiera encajar mejor con la doble D entrelazada que lucía en el pecho cuando se quitaba la toga) o los chicos mutantes del profesor Xavier (entonces conocidos como la Patrulla X). Todo Marvel, como puede verse, superada casi la etapa en la que Bruguera era quien me proveía de buenos ratos a través de las historias ideadas por Ibáñez, Raf, Vázquez y compañía. Bueno, también Asterix y Tintín tenían un generoso hueco en mis estanterías, pero poco más.

Consideradas después (erróneamente) las viñetas como algo demasiado infantil, durante muchos años, muchísimos, las tuve abandonadas hasta que, curiosamente a través de la novela negra (mi siguiente y actual pasión), descubrí a gentes que, aun siendo más jovencitos que yo, ya no podía considerárseles unos niños y seguían disfrutando de los tebeos. Y si ellos lo hacían (siendo además incluso profesores de instituto o respetables trabajadores de la banca), ¿por qué no volver yo a las andadas?

Dicho y hecho: ya talludito me sumergí en una operación nostalgia sin precedentes conocidos y volví a los superhéroes clásicos (ahora en su versión Ultimate) y con nombres como Spiderman (afortunadamente hay cosas que nunca cambian), Hulk, Daredevil o X-Men; incoporé algunas cosas de la competencia (El regreso del caballero oscuro y algunos otros Batman); conocí a la encantadora Elektra de Miller y Sienkiewicz); y descubrí al increíble Alan Moore a través de Watchmen o leí por  fin las historias de Spirit y otros de Eisner o el Rip Kirby, Torpedo…

En estos últimos años han ido cayendo muchos más (no siempre superheroicos, por supuesto: mención especial aquí al Strangehaven de Gary Spencer Millidge recomendado por Fran J. Ortiz de Abandonad toda esperanza), demasiados de ellos en grapas de edición quincenal o mensual, como la conocida saga galáctica que comenzó centrándose en los clásicos y más protagónicos Luke Skywalker, Leia Organa, Han Solo o Darth Vader para derivar en los (¿innecesarios?) spin off con Poe Dameron, Lando Calrisian, Obi-Wan vs Anakin… hasta convertirse en una serie interminable a la que terminas perdiendo el hilo y exclamando ¡basta ya!

Pero basta ya de series, que no de cómics, a los que pienso seguir fiel pero de un modo más coherente, renunciando a estas series que nunca acaban (excepción hecha de dos de la factoría Kirkman que no pienso abandonar: Los muertos vivientes y Ladrón de ladrones) y centrándome en volúmenes con historias completas, integrales, que pueda leer del tirón. Y un modo de hacerlo es confeccionar una lista con algunos de esos títulos que ya debería tener y que, por las razones expuestas más arriba, no llegué a comprar en su momento. Sí, ya tengo cosas como el From Hell de Moore y Campbell (brutal, por qué nadie me obligó a leerlo antes), el V de Vendetta de Moore y Lloyd, el Maus de Spiegelman o el Daredevil: Born Again de Miller y Mazzucchelli.

Así, a partir de consejos de amigos o buscando por internet, en mi lista de tebeos que todo el mundo debería leer ya están Hellboy, La liga de los hombres extraordinarios, Calvin y Hobbes, El eternauta, La vida es buena si no te rindes, Agujero negro, Torso, Criminal, Persépolis

Faltan muchos, lo sé, pero he dicho diez en el titular de este post por decir algo, ya que pretendo que mi lista esté indefinidamente abierta para que esos diez se conviertan en 100, 1000 o 10000: no tengo prisa alguna en marchar al otro barrio y quiero disfrutar de muchas viñetas antes de que ese día llegue.

Y tú que lo veas.

“Filmish”, o de cómo aprenderlo todo sobre el cine a través de las viñetas


Regalos que llegan tarde (unos veinte días después del cumple) pero que constituyen todo un acierto para un aficionado al cine y los tebeos: Filmish. Un viaje gráfico por el cine, de Edward Ross, editado (fantásticamente) por Reservoir Books.

Sinopsis editorial

Filmish es un ensayo alucinante que se sirve del lenguaje del cómic para explicar con claridad cómo funciona el séptimo arte, señalar a cuántos niveles opera y articular por qué el cine es el medio creativo por excelencia de la modernidad.

Este libro es un viaje apasionante por la historia del cine en siete capítulos temáticos. Un original ensayo gráfico que sirve para iluminar las ideas que se esconden detrás de nuestras películas favoritas.

El alter ego dibujado del autor, Edward Ross, nos presenta en cada capítulo un tema particular -como el cuerpo, la arquitectura, el lenguaje- y examina para ello una muestra ecléctica de hitos cinematográficos, de Ciudadano Kane a La jungla de cristal, del Viaje a la luna a Inception, y más allá. Ningún aspecto escapa a su lúcido análisis: la censura, el diseño de decorados, la raza y la hegemonía, la propaganda, la sexualidad, etc.

«Una delicia de principio a fin… Un genial soplo de aire fresco en la literatura cinéfila.» James Smart, The Guardian

«Un sorprendente y ameno volumen que aborda los entresijos del séptimo arte en siete (quizá no sea una coincidencia) capítulos.» Álvaro Soto, Diario de León

«Filmish es un ensayo en viñetas que cuenta con una documentación exhaustiva (más de 340 películas referenciadas a lo largo de 195 páginas). La obra, dibujada en un elegante y efectivo blanco y negro, logra trasladar con éxito mucha información válida al lector.» Daniel García Nieto, El Periódico de Aragón

 

¿Por qué siempre me entero tarde de lo realmente importante? “Maus”, esa jodida maravilla


¿Por qué deben pasar casi veinte años hasta que decido meter en la lista de tebeos imprescindibles que debo ir comprando esta obra maravillosa de Art Spiegelman? ¿Por qué tardar tanto en disfrutar de esta fabulosa (en todos los sentidos) historia?

¿Por qué ninguno de mis amigos especialistas en cómic me lo había recomendado hasta ahora? ¿O sí lo habían hecho y no les presté atención dejándolo siempre para más adelante?

¿Por qué Vladek Spiegelman resulta tan insoportable a pesar de todo lo que tuvo que soportar en su juventud, por qué tan odioso incluso? ¿Por qué ser tan racista siendo judío y habiendo pasado las de Caín?

¿Por qué el autor representa a los alemanes como gatos, a los polacos como cerdos, a los franceses como ranas, a los estadounidenses como perros, a los suecos como ciervos, a los británicos como peces, a los judíos como ratones…?

A los judíos como ratones… Bueno, tal vez esto sí tenga una explicación clara que nos da Art Spiegelman a mitad de narración:

“Mickey Mouse es el ideal más lamentable que jamás haya visto la luz… Un sentimiento sano indica a cualquier joven idependiente y a toda juventud honorable que esa alimaña sucia e inmunda, el mayor portador de bacterias del mundo animal, no puede ser el tipo ideal de animal… ¡Fuera la animalización judía del pueblo! ¡Abajo con Mickey Mouse! ¡Lucid la cruz gamada!”. Artículo de periódico, Pomerania, Alemania, mediados de la década de 1930

Demasiadas preguntas pero lo importante es que, si tú tampoco lo has leído, lo hagas ahora: más vale tarde que nunca.

6 ladrones, 6, de la ganadería Robert Kirkman


Conrad Paulson ha sido el ladrón de ladrones (con el nombre de Redmond) por excelencia…Hasta ahora. ¿Quiénes son sus rivales? ¿Será capaz de ser más listo que ellos en su golpe más arriesgado hasta la fecha?

Serie creada por Robert Kirkman (Los muertos vivientes, El asombroso Hombre Lobo), con un mismo dibujante (Shawn Martinbrough) y varios guionistas (el más habitual, Andy Diggle) que ya ha llegado a su sexta entrega manteniendo el interés que ya despertó con la primera.

Larga vida (aunque no tanta como a los muertos, que ya empiezan a cansar) a Redmond y familia.

Cuando Papa Noel se viste de noir


bogey

Don Noel parece conocerme bien y, cada año, antes de hacer acto de presencia en mi humilde morada, se cambia sus tradicionales ropajes de color rojo -aunque cuentan que originalmente vestía de verde- por otros bastante más negros, en consonancia con mis gustos literarios.

Así, de su saco han ido saliendo año tras año joyas como el integral deTorpedo 1936, esa maravilla creada por Sánchez Abulí y Jordi Bernet, con los dos primeros capítulos dibujados por Alex Toth; el Yo, asesino, de Altarriba y Keko, la historia de un encantador asesino en serie, profesor de Historia del Arte en la Universidad del País Vasco cuando no tiene nadie a quien matar; o las casi 1000 páginas en dos volúmenes del Kane de Paul Grist, otra excelencia del mundo de la viñeta criminal.

Todos en riguroso blanco y negro -con algunas salpicaduras de rojo sangre en el caso de Yo, asesino, eso sí.

Este año no podía fallar el gordo de barba blanca y, fiel a su cita, se presenta en casa con Bogey, tebeo de principios de los ochenta con guion de Antonio Segura y dibujos de Leopoldo Sánchez que reedita ahora Ponent Mon.

Historia distópica, ambientada en el siglo XXIX del planeta Blekos II, Bogeyestá protagonizado por un detective con rasgos físicos y de comportamiento que resultan ciertamente familiares para los aficionados al género. Libertad creativa total, se desprende de lo leído en una entrevista con Sánchez que abre este volumen de casi 200 páginas, con una pinta excelente y que, a poco que sobreviva a la gula navideña, caerá más pronto que tarde.

Buen tipo, este Papa Noel.

Se celebra un nuevo curso universitario de verano sobre cómic en Villena (Alicante)


cartel_curso_comic

Los autores Fernando Dagnino y Juaco Vizuete son algunos de los participantes de esta segunda edición

Por segundo año consecutivo y tras el éxito de la edición anterior, dentro del marco de los Cursos de Verano Rafael Altamira de la Universidad de Alicante, se celebrará durante cuatro días del mes de julio de 2015 en la Sede Universitaria de Villena el curso “El cómic: lenguaje, historia y crítica (Una aproximación didáctica al noveno arte y su relación con la literatura y el cine)”. Este curso, que dirigen los profesores Antonio Díez Mediavilla y Francisco Javier Ortiz Hernández, ofrece una serie de aproximaciones al cómic desde varias perspectivas, haciéndose especial hincapié en su relación con otras dos artes narrativas con las que se le suele emparentar: la literatura y el cine.

De este modo, del lunes 20 al jueves 23 de julio y a lo largo de cuatro mañanas y tres tardes, se repasará la historia del noveno arte, desde sus orígenes -sin olvidar sus antecesores, lo que podríamos llamar “protocómic”- hasta nuestros días, con el auge actual de la llamada “novela gráfica”; y se reflexionará acerca de la presencia de la historieta en las bibliotecas y en el ámbito académico. De igual modo, se llevará a cabo un club de lectura y cinefórum a propósito de algunas adaptaciones de cómics a la gran pantalla. Y para terminar, se contará con la presencia de autores como Juaco Vizuete (“Lo primero que me viene a la mente”) o Fernando Dagnino (“Escuadrón Suicida”), el cual trabaja para DC y Dark Horse, y de un editor e historiador de la talla de Antonio Martín; todos ellos, junto al resto de participantes, desvelarán al alumnado algunos de los secretos de la realización de un cómic y los misterios insondables de la industria de la historieta.

El programa del curso, de 30 horas y cuya asistencia da derecho a la obtención de 3 créditos LRU / ECTS, es el siguiente:

Lunes, 20 de julio

09.00 – 10.00 Historia del cómic (I): Los orígenes del cómic. (Francisco J. Ortiz)
10.00 – 11.00 Historia del cómic (II): El cómic de género. (Francisco J. Ortiz)
11.00 – 11.30 descanso
11.30 – 12.30 Historia del cómic (III): El cómic independiente. (Francisco J. Ortiz)
12.30 – 13.30 Historia del cómic (IV): El cómic europeo y español. (Francisco J. Ortiz)
13.30 – 14.30 Historia del cómic (V): El cómic japonés. (Francisco J. Ortiz)
16.00 – 20.00 Del cómic al cine (I). Proyección: “Sin City” / Club de lectura y cinefórum. (Sergio Galindo Mateo)

Martes, 21 de julio

09.00 – 10.00 Cómic y literatura (I): ¿Un lenguaje común? (Francisco J. Ortiz)
10.00 – 11.00 Cómic y literatura (II): El biocómic. (Francisco J. Ortiz)
11.00 – 11.30 descanso
11.30 – 12.30 Cómic y literatura (III): El metacómic. (Francisco J. Ortiz)
12.30 – 13.30 Cómic y literatura (IV): El canon del cómic. (Francisco J. Ortiz)
13.30 – 14.30 Cómic y literatura (V): La adaptación literaria. (Francisco J. Ortiz)
16.00 – 20.00 Del cómic al cine (II). Proyección: “V de Vendetta” / Club de lectura y cinefórum. (Sergio Galindo Mateo)

Miércoles, 22 de julio

09.00 – 10.00 Publicación de un cómic mediante crowdfunding: “El Cauterizador”. (Vicente Damián Fernández Gomis)
10.00 – 11.00 Cómo se hace un cómic: las fases del proceso de elaboración. (Vicente Damián Fernández Gomis)
11.00 – 11.30 descanso
11.30 – 12.30 Los superhéroes, de las viñetas a la pantalla (I): DC Comics. (Javier García-Conde Maestre)
12.30 – 13.30 Los superhéroes, de las viñetas a la pantalla (II): Marvel Comics. (Javier García-Conde Maestre)
13.30 – 14.30 Los superhéroes, de las viñetas a la pantalla (III): Los otros superhéroes. (Javier García-Conde Maestre)
16.00 – 17.00 Encuentros con autores (I): Miguel Ángel Escoín (“Sin arrugas”)
17.00 – 18.00 Encuentros con autores (II): Juaco Vizuete (“El resentido”, “El experimento”, “Lo primero que me viene a la mente”)
18.00 – 19.00 Encuentros con autores (III): Fernando Dagnino (“Suicide Squad”, “Captain Midnight”)

Jueves, 23 de julio

09.00 – 10.00 La industria editorial del cómic en España. (Antonio Martín)
10.00 – 11.00 20 años en Cómics Forum: la historia interminable. (Antonio Martín)
11.00 – 11.30 descanso
11.30 – 12.30 El cómic, de la biblioteca al canon escolar. (José Rovira Collado)
12.30 – 13.30 El cómic en el ámbito universitario. (Antonio Díez Mediavilla)

Todo aquel interesado en matricularse en este curso puede hacerlo a través de este enlace: http://web.ua.es/es/verano/informacion-general-de-matricula.html

Más información, en la web de los Cursos de Verano y en el blog oficial del curso.

 

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Novedad editorial: “Hijos del átomo”, de VV.AA.


168La Patrulla-X se ha consolidado a lo largo de más de cinco décadas como uno de los hallazgos más felices del universo de los superhéroes. La serie, creada originalmente para Marvel Comics en 1963 por Stan Lee y Jack Kirby, ha experimentado —fiel a su naturaleza mutante— todo tipo de evoluciones, rupturas conceptuales y desarrollos argumentales, e incluso ha inspirado dos exitosas sagas cinematográficas. Pero lo que no ha variado en todo este tiempo es la fascinación que siguen provocando en el gran público personajes como Magneto, el Profesor Charles Xavier, Lobezno o Kitty Pryde. La enorme variedad de interpretaciones de carácter ético, metafísico, científico y político que sugieren sus actos es lo que ha conseguido que La Patrulla-X sea mucho más que entretenimiento para adolescentes.

Este libro colectivo propone analizar La Patrulla-X en ese sentido: como mucho más que un serial en viñetas o una franquicia de películas de alto presupuesto. Los autores participantes en Hijos del átomo, reconocidos especialistas en la cultura del cómic como Raimon Fonseca, Servando Rocha, Óscar Broc, Alberto García Marcos, Gerardo Vilches, Unai Velasco, Eloy Fernández Porta, Jordi Costa, Juan Trejo, Albert Fernández y Octavio Botana desgranan importantes cuestiones de fondo sobre la saga en cada uno de los ensayos: los orígenes de los mutantes y la realidad científica que les envuelve, los orígenes sionistas de Magneto, los conflictos éticos que guían los actos de Charles Xavier o Magneto, la naturaleza mística de Jean Grey, la dimensión transgénero de Mística o el universo Marvel como distopía política y adolescente. En definitiva, el grupo de mutantes con superpoderes como una parábola de nuestro presente.

Hijos del átomo

VV.AA.

Alpha Decay

Sigue el blog (y mucho más) en Twitter, Google+ y Facebook

Cómic como elemento didáctico II: Literatura e historia en viñetas


comics ua

El Departamento de Innovación y Formación Didáctica de la Universidad de Alicante y la asociación Unicómic con la colaboración del Vicerrectorado de Cultura, Deportes y Política Lingüística, el Centro de Estudios Iberoamericanos Mario Benedetti y el Consell de la Joventut d’Alacant y el Club de Lectura Universitario de Cómic y Álbum Ilustrado (CLUECA) profundizan en las posibilidades didácticas del cómic a través de este curso, donde se tratarán las relaciones de la Literatura y la Historia con el noveno arte. Además se hará un recorrido sobre algunas cuestiones teóricas y pedagógicas para demostrar que el cómic es un instrumento didáctico apropiado a todos los niveles educativos.

Este curso completa la labor realizada en el curso Cómic como elemento didáctico I: Aplicaciones en Internet para la creación de historietas realizado en el curso 2012-2013.

Coordinadores: Ramón F. Llorens García-José Rovira Collado.

Secretarios: Eduard Baile López, Francisco Javier Ortiz Hernández.

Profesorado: Jaime Albero Gabriel, Pablo Auladell, Eduard Baile López, Lilian Fraysse, Antonio Martín, Francisco Javier Ortiz Hernández, Pilar Pomares Puig, Joan Miquel Rovira Collado, José Rovira Collado, Ramón Sánchez Verdú, Daniel Simón Pla.

Dirigido a: Alumnado Universidad de Alicante (interés especial para Educación, Historia, Filología, Máster de Secundaria).

Docentes de Educación Primaria, Educación Secundaria y Bachillerato.

Reconocido con 3 Créditos de Libre Elección (36 horas presenciales).

Solicitado reconocimiento ICE UA (36 horas presenciales).

Precio: Alumnado UA: 30 euros / Otros: 50 euros.

Matrícula UA: http://difd.ua.es/es/ – difd@ua.es

Blog del curso: http://aplicacionesdidacticascomicua2013.blogspot.com.es

Información: jrovira.collado@ua.es – unicomic@gmail.com

Evaluación: Asistencia como mínimo al 80% de las clases. Realización de las distintas prácticas que se presentan en los talleres.

Organizan:

-Departamento de Innovación y Formación Didáctica de la Universidad de Alicante.

-Centro de Estudios Iberoamericanos Mario Benedetti.

-Unicómic.

Colaboran:

-Vicerrectorado de Cultura, Deportes y Política Lingüística.

-Consell de la Joventut d’Alacant.

-Club de Lectura Universitario de Cómic y Álbum Ilustrado (CLUECA).

Horario: Martes, miércoles y jueves, 17:30 – 21:00 h. – Noviembre 2013.

Durante 4 semanas (12 sesiones 3 horas). Total: 36 horas.

Lugar: Centro de Estudios Iberoamericanos Mario Benedetti (Filología 3).

Nota 1: Las sesiones en otro lugar se indicarán en el blog

Nota 2: El siguiente programa es provisional y el horario puede cambiar según disponibilidad de los invitados.

Consulta o descarga el programa completo en formato pdf

Sigue las actualizaciones del blog (y mucho más) en TwitterGoogle+ o Facebook

Ladrón de ladrones vol. 2. La serie continúa


Si hay un tipo que se hace de rogar -al menos en lo que se refiere a las series en que le sigo-, ese es Robert Kirkman. Y es que me hizo sufrir durante un buen tiempo con el parón que sufrieron sus entregas de Los muertos vivientes -aunque la cosa mejoró y hay una cierta regularidad desde hace ya algún tiempo- y me ha hecho sufrir con este Ladrón de ladrones del que es argumentista y responsable del sello editorial con que se publica originalmente, si bien los guiones de los dos volúmenes disponibles hasta la fecha corresponden a escritores diferentes. Vaya, que casi un año entre ambos números me parece tiempo más que suficiente para alguien que se enganchó con la primera aventura protagonizada por Conrad Paulson, alias Redmond.

ladron-de-ladrones 1

Una primera aventura -con guion de Nick Spencer– de la que ya puse unas líneas aquí y que apuntaba a que la trama principal de la serie se centraría en este ladrón de guante blanco, apuesto, inteligente, simpático y con éxito entre las mujeres y los diferentes retos -a cual más difícil- a que se fuera enfrentando en su vida laboral, bien como autónomo o bien actuando por encargo de otros.

Como dije entonces, al más puro estilo Ocean’s Eleven, para que me entiendas.

ladron-de-ladrones-2-planeta

Pues mire usted -que diría aquel-, nada de eso, que la trama en la segunda de las aventuras -ahora con guion de James Asmus– se va complicando con la introducción de elementos que la “ensucian” hasta el punto de que la violencia pura y dura -apenas visible en el estreno de la serie- va apoderándose de buena parte de las viñetas de este segundo tebeo.

Lo que no cambia es su estructura evidentemente cinematográfica, con esos frecuentes flash-backs que explican el porqué de la situación actual de Redmond y familia -especial atención a la relación con Augustus, su hijo y “heredero” profesional aunque visiblemente menos dotado que el padre-, su ritmo vivo que va de menos a más y su explosivo e inesperado desenlace, el mejor modo de conseguir que, durante los próximos meses, siga mordiéndome las uñas hasta la llegada del tercer volumen.

Diez tengo -a las de los pies no llego pero todo se andará si fuera necesario-, así que espero que no pase casi otro año hasta poder saber más de Redmond y allegados.

firma-twitter-peq